Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de la sede del Banco Mundial durante las Reuniones Anuales del FMI, en Washington, el 10 de octubre de 2017.

(afp_tickers)

América Latina debe emprender reformas estructurales e invertir más en infraestructura para contar con fuentes propias de crecimiento ante un entorno internacional que se mantendrá "neutral" en el corto plazo, dijo este miércoles el Banco Mundial.

"Sin un rol determinante por parte de los motores externos de crecimiento, como los altos precios de commodities, la región tendrá que depender de sus propias fuentes de crecimiento", afirmó Carlos Végh, economista jefe del BM para América Latina y el Caribe.

"Reformas en los mercados de trabajo y en la educación y aumentos en inversión en infraestructura serán clave, así como abordar la situación fiscal", apuntó, al presentar el último informe semestral del BM sobre la región, que señala que 28 de los 32 países mostrarán un saldo fiscal global negativo en 2017.

Las tasas de deuda promedio se estiman en 58,7% del Producto Interno Bruto (PIB), con seis países con tasas superiores al 80%, indica el texto, que advierte sobre el aumento de las presiones fiscales derivadas de las "significativas pérdidas" ocasionadas por los desastres naturales.

El reporte, titulado "Entre la espada y la pared: La encrucijada de la política monetaria en América Latina y el Caribe", señaló que la política monetaria puede ser un instrumento para reactivar el crecimiento ante los ajustes fiscales necesarios tras el fin de la bonanza de los commodities.

El "dilema crítico" de los países es cómo hacerlo sin poner en riesgo los logros de contener la inflación, que permiten garantizar la protección a los más vulnerables, explicó Végh.

Ante un shock negativo, como la caída de los precios del petróleo en 2014, ¿cómo debe reaccionar la autoridad monetaria?, se preguntó el experto.

Si sube las tasas de interés para defender el tipo de cambio y contener la inflación, puede agravar la recesión/desaceleración actual.

Pero si baja las tasas para estimular la economía, como hacen los países industrializados, puede causar una mayor depreciación de la moneda y acelerar la salida de capitales.

La solución es tener un banco central independiente, niveles bajos de dolarización, y una política monetaria que inspire confianza en los mercados y prevenga que una depreciación moderada de la moneda en tiempos malos se convierta en una fuente de inestabilidad, concluyó Végh.

Estos retos regionales se dan en el marco de un crecimiento estimado de 1,2% para este año y de 2,3% para el próximo, en una recuperación liderada por el repunte de Argentina y de Brasil, según el BM.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP