Navigation

Bangkok, en blanco y negro antes de la incineración del rey

Las cadenas de televisión deberán reducir en un 40% los niveles de saturación de las imágenes para acercarse al blanco y negro, según las consignas de la comisión nacional tailandesa encargada de las telecomunicaciones afp_tickers
Este contenido fue publicado el 07 octubre 2017 - 13:16
(AFP)

Las calles de Bangkok vuelven a ser monocromáticas desde que la junta militar pidió a la población que se vista de blanco y negro y se aplacen las fiestas durante las semanas previas a la incineración del rey Bhumibol Adulyadej, prevista a finales de octubre.

Las autoridades tailandesas se preparan para acoger en Bangkok a unas 250.000 personas para el funeral del rey fallecido hace un año.

La incineración será el 26 de octubre, el día más importante de las exequias, que se prolongarán entre el 25 y el 29 de este mes.

Décadas de propaganda y una ley de lesa majestad muy estricta hicieron que muchos tailandeses consideren al rey como el "padre de la nación".

La junta militar, en el poder tras dar un golpe de Estado en 2014 en nombre de la protección de la monarquía, orquestó minuciosamente el año de duelo.

En su discurso semanal, el viernes por la noche, el jefe de la junta Prayut Chan-O-Cha llamó a la población a respetar las consignas de duelo y pidió sobriedad a las televisiones y a los lugares de ocio.

"Pedimos que sopesen limitar o abstenerse de las actividades de ocio durante el mes de octubre para estar en sintonía con los sentimientos del pueblo tailandés durante este periodo", declaró Prayut Chan-O-Cha.

Las cadenas de televisión deberán reducir en un 40% los niveles de saturación de las imágenes para acercarse al blanco y negro, según las consignas de la comisión nacional tailandesa encargada de las telecomunicaciones. En las semanas siguientes a la muerte del monarca se aplicaron medidas similares.

La coronación de Maha Vajiralongkorn, hijo del difunto y proclamado rey en diciembre de 2016, no puede producirse hasta que su padre haya sido incinerado.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.