Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La sede del Bank of America en Nueva York, en una imagen de octubre de 2014

(afp_tickers)

El Bank of America (BofA) volvió a tener beneficios en el tercer trimestre en tanto que Wells Fargo sigue penalizado por los bajos intereses de Estados Unidos y despierta inquietud.

BofA anunció un beneficio neto trimestral de 4.500 millones de dólares contra una pérdida neta de 232 millones en el mismo período del año pasado cuando afrontó una multa de 16.650 millones de dólares por sus operaciones con créditos inmobiliarios "subprime" que detonaron la crisis financiera de 2008.

La caída de 2,4% del volumen de negocios a 30.910 millones de dólares era esperada luego de que BofA anunció que se desprendía de actividades consideradas riesgosas o no estratégicas.

Por el contrario, el banco Wells Fargo dio señales alarmantes. Su margen de interés neto (diferencia entre la tasa que paga por el dinero y la que cobra por sus préstamos) siguió bajando un 2,96% contra 3,06% de hace un año. Es la segunda vez tras el segundo trimestre (2,97%) que queda por debajo de la marca simbólica de 3% desde 1990.

Ese dato confirma que el statu quo monetario de Estados Unidos, donde la tasas de interés están en casi 0% desde 2008, le sienta mal a Wells Fargo que es el mayor proveedor de préstamos y receptor de depósitos del país.

Wells Fargo dio otro dato inquietante al informar el miércoles que observa un deterioro en los créditos otorgados a las empresas del sector de la energía.

Varios grupos estadounidenses que se lanzaron a la explotación de gas y petróleo de esquisto tendrán problemas para honrar los préstamos recibidos.

El banco también casi que duplicó los fondos reservados para cubrir el eventual impago de créditos a clientes en problemas por la caída de los precios del crudo. Los créditos al sector energético representan el 2% de la cartera de préstamos de Wells Fargo.

AFP