Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

André Esteves, CEO del banco de inversión BTG Pactual, el 26 de abril de 2012 en Sao Paulo, Brasil

(afp_tickers)

El influyente banquero brasileño André Esteves negó este jueves haber intentado comprar el silencio de un exdirectivo de Petrobras, una acusación que llevó a su arresto en el marco de la trama de corrupción en la estatal.

Esteves, CEO del banco de inversión BTG Pactual, un experto en finanzas de 47 años y con una fortuna personal de 2.100 millones de dólares según Forbes, fue detenido el miércoles por orden de la Corte Suprema.

Según la prensa brasileña, el banquero negó ante la policía las acusaciones de que obstruyó la investigación del fraude a Petrobras, que ha regado de sospechas a la élite empresaria y política de Brasil.

El mismo miércoles fue capturado el senador Delcidio Amaral, líder del gobernante Partido de los Trabajadores en el Senado. La fiscalía lo acusa de intentar usar su influencia para evitar que el exjefe del área internacional de Petrobras, Néstor Cerveró, firmara un acuerdo de delación con la justicia a cambio de una reducción en su condena.

Amaral fue grabado por el hijo de Cerveró hablando de planes para que el exdirector de Petrobras acusado de lavado de dinero se fugue a España -vía Paraguay- mientras Esteves, el 13er hombre más rico de Brasil, es señalado como el financista del eventual escape.

Ambos habrían propuesto además pagar una mesada de unos 13.000 dólares a la familia de Cerveró para que éste no mencionase sus nombres a la justicia.

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, expresó también su perplejidad por el hallazgo de una parte del acuerdo de colaboración premiada de Cerveró a la justicia brasileña -un documento ultraconfidencial- en el despacho de Esteves.

- "Ninguna vinculación" -

Pese a esas revelaciones públicas, el abogado del banquero insiste en su inocencia.

El senador Amaral "citó a André sin que tuviese absolutamente ninguna vinculación. André no fue escuchado, ni grabado, ni conocía a esas personas", dijo el abogado de Esteves, Antonio Carlos de Almeida -conocido como "Kakay"-, al diario O Estado de Sao Paulo.

Entendiendo que su prisión es "completamente innecesaria", su defensa pidió a la Corte Suprema la libertad provisional del banquero, pero ésta le fue negada.

La asesoría de prensa de la Corte confirmó a la AFP el jueves por la noche que el pedido fue rechazado, y que el juez Teori Zavascki ordenó trasladar a Esteves desde la comisaría donde permanecía detenido hacia una prisión de Rio de Janeiro.

Tras cerrar el día de su arresto con un desplome 21%, las acciones de BTG Pactual retrocedieron un 2,87% este jueves y cerraron con un valor de 23,70 reales.

Por su parte, el senador Amaral, uno de los hombres fuertes de la presidenta Dilma Rousseff en el Congreso, declaró en Brasilia durante más de cuatro horas.

El senador se convirtió en el primer congresista activo en perder su libertad por el escándalo conocido como "Petrolao" y está preso en una sala acondicionada de una comisaría por tratarse de un legislador con fueros privilegiados.

- Detención inminente en EEUU -

Los avances de la investigación en la confabulación que desvió más de 2.000 millones de dólares de Petrobras se extendieron a Estados Unidos, donde fue hallado el abogado de Néstor Cerveró, blanco de un pedido de captura.

"El abogado Edson Ribeiro está en Estados Unidos, ya fue localizado por la policía y ahora es una cuestión burocrática entre Brasil y Estados Unidos para que sea apresado y regrese al país", informó la policía federal en Brasilia.

Ribeiro representaba a Cerveró y según la fiscalía participó en los intentos para evitar que el exdirector de Petrobras aporte pruebas a la justicia.

El "Petrolao" es considerado el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil. Según la investigación, las mayores constructoras del país formaron un cártel para manipular licitaciones de Petrobras mediante el pago de sobornos a directivos de la estatal vinculados a partidos políticos, que luego eran distribuidos entre los confabuladores.

AFP