Las barricadas que erigieron los manifestantes en Líbano este viernes fueron más numerosas que nunca, señal de que el hartazgo persiste contra la clase política en el noveno día de una movilización salpicada de incidentes.

Los militantes del poderoso movimiento chiita proiraní del Hezbolá, cada vez más visible en las calles, estuvieron implicados el jueves por la noche en altercados en Beirut, indignados por eslóganes contra su líder Hasan Nasralá.

Este último fue abucheado en bastiones chiitas del sur del país, especialmente en la ciudad de Nabatiye. Esto provocó incidentes violentos entre manifestantes y militantes del Hezbolá. La movilización en cambio no ha decaído hasta ahora, con una presencia masiva de jóvenes y mujeres.

Igualmente se produjeron enfrentamientos en un sector cristiano al este de Beirut entre manifestantes y militantes del partido fundado por el presidente Michel Aoun.

Nasralá deberá dar este viernes un discurso que será analizado con lupa, ya que Hezbolá sigue siendo el único movimiento político armado en el país, en nombre de su lucha contra Israel.

Al día siguiente de que Aoun diera un discurso, considerado unánimemente decepcionante, aparecieron decenas de nuevas barricadas en las carreteras, lo que ha reforzado la parálisis del país, constataron corresponsales de la AFP.

Los bancos, escuelas y universidades continúan cerrados.

El bloqueo del eje que une Beirut con el norte del país se mantuvo, e incluso se instalaron enormes lonas azules para proteger a los manifestantes de la lluvia y permitir que algunos pasaran la noche.

La principal reivindicación de la protesta es el reemplazo inmediato de una clase política incapaz de enderezar el país y que es prácticamente la misma desde el final de la guerra civil (1975-1990).

El discurso del presidente, el jueves, fue el primero desde el comienzo del levantamiento, desencadenado el 17 de octubre tras el anuncio sorpresa de un impuesto a las llamadas realizadas a través de la aplicación Whatsapp, que fue anulado de inmediato.

El exgeneral de 84 años propuso reunirse con "representantes" de los manifestantes, aunque el movimiento espontáneo no tiene líderes o portavoz.

Aoun dio su apoyo al plan de reformas que presentó el lunes el primer ministro Saad Hariri, y que fue rechazado enseguida por los manifestantes. Hariri sugirió un próximo cambio ministerial, la única idea seria de su discurso según la prensa.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes