El Banco Central de Brasil (BCB) procedió este miércoles al tercer recorte consecutivo de su tasa básica, de 5,5% a un nuevo mínimo histórico de 5%, y abrió la puerta a un recorte suplementario de la misma magnitud, en una economía que tarda en despegar.

El recorte, adoptado por unanimidad por los nueve miembros del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB, coincide con las expectativas de la mayoría de los analistas y del mercado.

El Copom destacó en un comunicado que tuvo en cuenta para adoptar su decisión la desaceleración de la economía global y el avance de las reformas promercado en Brasil, indispensables a sus ojos para sanear la cuentas públicas y evitar un retorno de la inflación.

Y ve espacio para dar un paso más en su próxima reunión del 10 y el 11 de diciembre, la última del año.

"El Comité evalúa que la consolidación del escenario benigno para la inflación prospectiva debe permitir un ajuste adicional de igual magnitud", escribe.

El BCB realizó doce recortes sucesivos de la tasa básica Selic entre octubre de 2016 y marzo de 2018, llevándola de 14,25% a 6,5%, y la mantuvo en ese nivel hasta julio de este año, cuando la rebajó a 6%, antes de recortarla a 5,55 en septiembre y a 5% este miércoles.

El nuevo ciclo fue posibilitado por el avance de la reforma de las jubilaciones, aprobada definitivamente por el Congreso este mes, que permitirá un ahorro de 800.000 millones de reales (200.000 millones de dólares) en la próxima década.

Pero la descompresión de las tasas no dinamizó hasta ahora la mayor economía latinoamericana, que vivió dos años de recesión (2015 y 2016) y ya casi tres de débil crecimiento.

El mercado prevé una expansión del PIB de 0,91% este año, por debajo del 1,1% de 2017 y 2018. Un ritmo insuficiente para absorber la desocupación que afecta a 12,6 millones de brasileños. Para 2020, la estimación es de un crecimiento del PIB de 2%.

La inflación, por su lado, debería cerrar 2019 en 3,29%, por debajo del centro de la meta del BCB, de 4,25% (con un margen de 1,5 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo), y llegar a 3,6% en 2020, según la encuesta Focus realizada semanalmente por el BCB.

- Otras reformas -

El economista Mauro Rochlin, profesor de la Fundación Getulio Vargas (FGV) de Rio de Janeiro, se dice "optimista", pese a la lentitud del despegue.

"Los números empezarán a surtir efecto dentro de poco. Brasil puede volver a crecer 3%" ya en 2020, a condición de llevar a cabo otras reformas, como la tributaria, en buen lugar en la lista del ministro de Economía Paulo Guedes, afirma Rochlin.

El presidente de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), Paulo Skaf, estimó que el nuevo recorte de la Selic fue "una medida acertada", pero lamentó que "las tasas finales" acordadas por los bancos a sus clientes sigan siendo "altísimas".

Llamó por ello a "implementar en paralelo una agenda de estímulo a la competencia entre bancos y de disminución de los spreads para incrementar el impacto de la reducción de la Selic en la reactivación económica y la generación de empleos".

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes