Bernie Sanders, el candidato de mayor edad que aspira a sacar a Donald Trump de la Casa Blanca en 2020, anunció el miércoles que suspendió su campaña para la nominación presidencial demócrata "hasta nuevo aviso" tras una intervención quirúrgica por una arteria bloqueada.

El senador de 78 años tuvo un dolor en el pecho durante un evento en Las Vegas, Nevada, y fue sometido a una angioplastia, pero ya se encuentra bien, dijo su equipo al informar sobre la cancelación temporal de sus compromisos.

"Durante un evento de campaña ayer (martes) por la noche, el senador Sanders experimentó algunas molestias en el pecho. Después de la evaluación médica y los exámenes, se descubrió que tenía un bloqueo en una arteria y se le insertaron con éxito dos 'stents'", dijo el asesor principal de Sanders, Jeff Weaver, en un comunicado.

"El senador Sanders está conversando y de buen humor. Estará descansando en los próximos días", agregó.

El propio candidato agradeció horas después en Twitter "los buenos deseos de todos", aprovechando la ocasión para enfatizar la necesidad de instaurar la atención médica universal en Estados Unidos, uno de los temas centrales de su campaña.

"Me siento bien. Tengo la suerte de tener una buena atención médica y excelentes médicos y enfermeras que me ayudan a recuperarme. Ninguno sabe cuándo una emergencia médica puede afectarlo. Y nadie debería temer quedar en la ruina si ocurre. ¡Seguridad social para todos!", escribió.

Sanders, que se describe a sí mismo como un "socialista", ha sido desde 1991 un legislador independiente en el Congreso estadounidense, alineado con los demócratas, primero como representante de Vermont y, desde 2007, como senador por ese estado.

El 19 de febrero pasado lanzó su campaña para convertirse en el candidato presidencial demócrata, tras perder en 2016 la primaria del partido frente a Hillary Clinton, derrotada finalmente por Trump.

Pero ni Sanders ni su equipo aclararon cuándo volverá al ruedo, ni si participará en el cuarto debate televisado que reunirá a 12 candidatos demócratas el 15 de octubre en una universidad de Ohio.

"Estamos cancelando sus eventos y apariciones hasta nuevo aviso, y continuaremos proporcionando actualizaciones a su debido tiempo", indicó Weaver.

- Carrera de septuagenarios -

El problema de salud de Sanders es el primero en una carrera dominada por septuagenarios: el exvicepresidente Joe Biden, el favorito para ganar la nominación presidencial demócrata, tiene 76 años, en tanto Elizabeth Warren, la senadora de Massachusetts que ha venido peleando con Sanders el segundo lugar, tiene 70. Trump, en tanto, cumplió 73 en junio.

Los candidatos rivales no tardaron en darle ánimo a Sanders, considerado por muchos como un "luchador".

"Cualquiera que conozca a Bernie sabe la fuerza que tiene. Confiamos en que tendrá una recuperación completa y rápida y esperamos verlo pronto en el camino", tuiteó el moderado Biden.

Warren, una progresista usual aliada de Sanders en el Senado, también le deseó a su "amigo" una "pronta recuperación para que pueda volver a la pelea".

La salud del decano en la contienda ha sido generalmente buena para su edad. En marzo se cortó la cabeza en la ducha y debió recibir siete puntos de sutura, pero volvió rápidamente a la campaña.

El mes pasado, canceló tres eventos en Carolina del Sur para descansar su voz, que mostraba signos de ronquera. El 12 de septiembre no sonaba bien durante el tercer debate demócrata, algo que su equipo atribuyó a la "intensa agenda de campaña".

La joven legisladora de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, conocida por sus ideas de izquierda, dijo que la hospitalización de Sanders deja en evidencia los rigores que implica postularse para un cargo.

"Mucha gente no entiende lo locas que son las campañas desde las bases, tanto para los organizadores como para los candidatos. Descansa, amigo. ¡Estamos contigo!", tuiteó.

Sanders se ubica actualmente tercero en las encuestas nacionales sobre intención de voto en las primarias demócratas, con un 16,7%, según el promedio del sitio web Real Clear Politics. Biden lidera con 26,1%, con Warren en segundo lugar con 24,4%.

Pero la batalla es larga: la primera votación de las primarias demócratas será recién el 3 de febrero de 2020 en Iowa.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes