Beto O'Rourke lanzó su campaña presidencial este sábado en Iowa participando en una carrera de 5 km, lo que reforzó su imagen de cuadragenario juvenil y dinámico, en contraste con sus principales rivales en las primarias demócratas.

El texano de 46 años se lanzó esta semana a la carrera presidencial, pero la competencia que lo esperaba este sábado en North Liberty, una localidad cercana a la capital del estado, era mucho más corta y seguramente mucho menos sembrada de obstáculos que la que podría llevarlo a la Casa Blanca en 2020.

La AFP intentó seguirlo.

"¿No será el tipo que se postula para presidente?" La multitud de periodistas que se agolpaba en torno a la estrella ascendente del Partido Demócrata, favorito de los medios de comunicación estadounidenses, dejaba poco lugar a la duda.

Beto O'Rourke, vestido de negro, estrecha manos y posa sin problemas para quien le pida una fotografía, hasta que cuando comienza a sonar el himno nacional se vuelve más solemne y gira hacia la bandera con la mano en el corazón.

Corredor desde hace mucho tiempo -su padre, Pat, que murió en un accidente de bicicleta en 2001, era un atleta consumado- O'Rourke escala posiciones.

Un ingeniero local de 59 años llamado Chuck Soat lo acompaña a su lado desde la señal de largada.

"Corrió mucho más rápido de lo que me había dicho", suspira Soat, que pudo reunirse brevemente con el precandidato.

"Estoy seguro que muchos de nosotros nunca habían oído hablar de él (...) Fue agradable correr a su lado, sólo hubiera deseado resistir los 5 kilómetros", añadió.

Ya sin su gorro vintage de esquí de los Juegos Olímpicos de Calgary 1988 y con su primer compañero de carrera agotado, Beto encuentra rápidamente un segundo acompañante, Noah Syme, con quien comparte la pasión por la música.

La conversación entre ellos se hace fluida, a pesar del ritmo más intenso que ambos imponen a su marcha, y rápidamente se centra en el sistema de salud, otro de los temas preferidos de Syme, un médico de 32 años originario de Nuevo México.

"Acabo de llegar a Iowa y estoy tratando de comprender qué le interesa a la gente aquí, y creo que él intenta lo mismo", dice tras atravesar la línea de llegada.

"Está en forma, hablamos a lo largo de toda la carrera. La salud parece ser un asunto particularmente importante para él (...) De acuerdo a lo que mostró hoy, creo que tiene la resistencia necesaria para ser presidente".

- "Mantener el ritmo" -

"No hay manera más difícil de hacer campaña", estima O'Rourke. "Sin pretender hacer una analogía con la carrera a pie, hay que mantener el ritmo. Es increíblemente energético. Cuando vuelvo al hotel por las noches pienso en todas las historias que me contaron, en los lugares que descubrí. De ahí saco mi energía".

Seguido por las cámaras, el candidato corredor, que cuando estudiaba practicaba también remaba, se introduce raudamente en su vehículo de alquiler, vestido aún con ropa deportiva.

La víspera, uno de sus rivales en las primarias demócratas, Bernie Sanders, de 77 años, tuvo un accidente doméstico (se resbaló en la ducha) y debieron colocarle siete puntos de sutura...

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes