Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, flanqueado por el presidente, Barack Obama, anuncia que no será candidato a la Casa Blanca, el 21 de octubre de 2015 en Washington

(afp_tickers)

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, anunció este miércoles que no se presentará a la carrera presidencial por la Casa Blanca de 2016, removiendo así un potencial obstáculo a la favorita del Partido Demócrata, Hillary Clinton.

"Creo que nos quedamos sin tiempo, el tiempo necesario para montar una campaña ganadora por la nominación" del candidato demócrata a la presidencia, dijo Biden en el rosedal de la Casa Blanca junto a su esposa Jill y al presidente, Barack Obama.

El anuncio de Biden puso punto final a un par de meses de intensa especulación sobre la posibilidad de un nuevo intento presidencial (ya fue precandidato en 1988 y 2008), en un escenario que llegó a influenciar la campaña de Clinton y la de su más próximo adversario, el senador Bernie Sanders.

La semana pasada, diversos institutos de sondeos incluyeron el nombre de Biden en sus encuestas, y los resultados mostraron que el vicepresidente arrancaría su campaña con un nivel de apoyo aproximadamente 20%.

- Impacto en el escenario político -

Con Biden fuera de una campaña en la que nunca ingresó formalmente, Clinton queda ahora con el camino libre para conquistar la nominación por el Partido Demócrata para las elecciones del próximo año.

Al mismo tiempo, sin Biden en campaña quitándole votos a Clinton en el centro del partido, el "socialista democrático" Sanders debería ver como se reducen sus posibilidades de constituirse en una seria amenaza para la ex secretaria de Estado.

El aparatoso multimillonario Donald Trump, que aparece como franco favorito entre los precandidatos Republicanos, saludó la decisión de Biden de no sumarse a la campaña, y no escondió su alivio por no tener que enfrentarlo en una disputa electoral.

"Creo que Joe Biden tomó la decisión correcta. Personalmente, preferiría competir contra Hillary, porque sus antecedentes son pésimos", expresó Trump en la red social Twitter.

Por su parte, el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, admitió que Biden era "el más formidable candidato a una elección general que los demócratas podían haber lanzado".

Para Priebus, el anuncio de Biden "mejora enormemente" las posibilidades de los Republicanos de conquistar la Casa Blanca.

-"No me quedaré callado"-

Sin embargo, Biden dejó claro este miércoles que pretende "hablar claramente y con firmeza, para influenciar hasta donde sea posible dónde estamos como partido y dónde precisamos ir como nación".

"No me quedaré callado", alertó Biden, quien era visto como una alternativa de los demócratas ante fragilidades de la campaña de Clinton, en especial cierta disconformidad entre la base organizada del partido por su visible y constante tentativa de despegarse de la figura del presidente Obama.

El primer debate entre los candidatos demócratas, sin embargo, ayudó a consolidar el liderazgo de Clinton en los sondeos y de inmediato se levantaron voces para que Biden abandone la idea de lanzarse a la campaña, para dedicarse a unificar al partido.

"Nuestra nación cometerá un trágico error si nos alejamos o intentamos deshacer el legado de Obama. El pueblo estadounidense ha trabajado demasiado duro, y hemos llegado demasiado lejos para hacer eso", señaló Biden.

Los demócratas, añadió, "no solo deben defender y proteger este legado, sino montarse sobre él", en una velada mención a los esfuerzos de Clinton de distanciarse de aspectos y proyectos del presidente, como el Acuerdo Trans Pacífico (TPP), del que ella en un momento fue entusiasta defensora.

- Drama familiar -

Asimismo, Biden urgió a demócratas y republicanos a "terminar con la política de división partidaria que está desgarrando al país", pues ello "es de espíritu miserable y mezquino y se ha prolongado por demasiado tiempo".

Biden también formuló un enérgico llamado a no considerar a los políticos del partido Republicano "como nuestros enemigos. Son la oposición. No son nuestros enemigos. Y por el bien del país, debemos trabajar juntos", sentenció.

De 72 años, Biden dijo que su familia aún estaba de luto por la muerte de su hijo Beau, quien falleció de cáncer al cerebro en mayo, en tanto hizo un apasionado pedido para que haya más investigación y financiamiento para acabar con esa enfermedad.

"Beau es nuestra inspiración", dijo Biden, quien agregó que el tiempo para montar una campaña presidencial viable se había agotado mientras su familia trataba de superar el proceso de duelo. En 1972, su primera esposa y una hija de un año de edad fallecieron en un accidente automovilístico.

Senador por el estado de Delaware (este) por más de 35 años, donde se destacó en la Comisión de Relaciones Exteriores, Biden formó una fórmula exitosa con Obama y asumió la tarea de acompañar la política externa (en especial los lazos con América Latina) sin buscar nunca el protagonismo.

AFP