El candidato demócrata a la Casa Blanca Joe Biden pidió el miércoles que el presidente Donald Trump sea sometido a un proceso de destitución, afirmando que había "traicionado" a Estados Unidos, pero el mandatario se mantuvo firme y anticipó que el caso terminará en la Corte Suprema.

"Para preservar nuestra Constitución, nuestra democracia, nuestros principios fundamentales, (Trump) debe ser sometido a un proceso de destitución", dijo Biden.

"Pisotea la Constitución y no podemos dejar que se salga con la suya", agregó en un mitin con sus partidarios en New Hampshire.

Pero Trump no mostró señales de ceder a la presión de la investigación de juicio político de legisladores demócratas, que controlan la Cámara de Representantes.

Tras haber amenazado con una crisis constitucional al negarse a cooperar con la pesquisa del Congreso, Trump predijo que la disputa terminaría "siendo un gran caso en la Corte Suprema".

Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, acusan a Trump de obstaculizar la investigación.

"Nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente Trump", dijo el miércoles el líder de la mayoría demócrata en la Cámara baja, Steny Hoyer.

Trump está bajo fuego tras conocerse una llamada telefónica del 25 de julio con su homólogo ucraniano Volodimir Zelenski en la que intentó obtener la ayuda de Kiev para conseguir información incriminatoria sobre Biden, exvicepresidente de Barack Obama y uno de los candidatos mejor posicionados para los comicios del próximo año.

- Actos de campaña -

En Twitter, donde Trump bombardea a sus seguidores con teorías conspirativas sobre un "Estado profundo" secreto que intenta derrocarlo, el presidente alegó que el denunciante no identificado que precipitó la pesquisa de juicio político había demostrado ser parcial e inexacto.

"Los datos del denunciante sobre mi conversación 'sin presión' con el presidente ucraniano han sido tan incorrectos, y ahora (al aparecer) el conflicto de interés y la relación con un candidato demócrata, que él o ella debería ser expuesto e interrogado", escribió Trump.

En otro tuit desestimó el proceso de destitución como un intento de los demócratas para influir en las elecciones. "Su foco absoluto es 2020, nada más", dijo.

Pero Trump, que rompió con la tradición y comenzó su campaña de reelección prácticamente desde que pisó la Casa Blanca en 2017, ha atacado la pesquisa con miras a llevarlo a juicio político como si fuera la piedra angular de su campaña para las presidenciales.

Tanto él como el Partido Republicano han hecho una agresiva campaña de recaudación de fondos con el argumento de que reciben un trato injusto de la Cámara baja.

Y el jueves y viernes, Trump llevará ese mensaje a sus partidarios en actos en Minneapolis y Luisiana.

Incluso si la Cámara lleva a juicio político a Trump, es poco probable que el Senado controlado por los republicanos lo destituya.

- La polémica llamada -

En la conversación en el centro de la polémica, Trump le pidió a Zelenski que investigara supuestos negocios irregulares que involucraban a Biden y a su hijo Hunter.

Los demócratas dicen que Trump intentó coaccionar a Zelenski reteniendo la ayuda militar estadounidense a Ucrania. Trump lo niega y dice que su único deseo es combatir la corrupción.

Trump dijo luego públicamente que también China debería investigar a los Biden, lo cual según sus adversarios refuerza la acusación de que el presidente está buscando ayuda extranjera para interferir en las elecciones, algo ilegal en Estados Unidos.

El martes, el gobierno de Trump impidió que un testigo potencialmente clave, el embajador en la Unión Europea, Gordon Sondland, testificara ante el Congreso. Esto provocó una citación formal de los demócratas a Sondland para comparecer el 16 de octubre.

Adam Schiff, líder de uno de los comités de la Cámara de Representantes que llevan la pesquisa, consideró el retiro del testigo como "una fuerte evidencia adicional de obstrucción".

Más tarde, ese mismo día, la Casa Blanca anunció en una larga declaración legal que rechazaba cualquier cooperación con los demócratas.

El viernes otro testigo clave, la exembajadora de Estados Unidos en Kiev, Marie Yovanovitch, deberá presentarse ante el Comité de Inteligencia de la cámara baja.

Según medios estadounidenses, Trump la removió del cargo porque ella se opuso a sus esfuerzos por lograr que Ucrania investigara a Biden.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes