Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Refugiados rohinyás llegan a Teknaf, en Bangladés, este 9 de septiembre de 2017, huyendo de la violencia en el vecino Birmania

(afp_tickers)

Birmania instalará en el noroeste del país campamentos para acoger a los musulmanes rohinyás desplazados por la violencia, anunciaron este sábado los medios oficiales, una novedad desde el inicio de la crisis hace 15 días.

La ONU dio la voz de alarma el viernes y urgió a la dirigente birmana Aung San Suu Kyi a "movilizarse", cuando el número de musulmanes rohinyá que huyeron a Bangladés en las dos últimas semanas suma casi 300.000.

Y miles más estarían todavía en las carreteras o refugiados en colinas cerca de la frontera, sin agua ni víveres.

El Gobierno birmano prometió instalar tres campamentos en el norte, el sur y el centro de Maungdaw, epicentro de la violencia desde hace dos semanas.

"Las personas desplazadas que están actualmente dispersas podrán recibir ayuda humanitaria y asistencia médica", organizadas por la Cruz Roja local, indicó este sábado el diario Global New Light of Myanmar.

Los civiles rohinyás huyen de la violencia en su región desde que el ejército lanzó una amplia operación a raíz de ataques cometidos contra puestos de control policiales a finales de agosto por los rebeldes del llamado Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA, por sus siglas en inglés), que dice defender los derechos de esta minoría musulmana.

Bangladés exhortó a Birmania a frenar el éxodo. Unos 27.000 budistas hindúes huyeron igualmente de sus pueblos. La mayoría se refugió en monasterios y escuelas un poco más al sur de la región.

En total, se calcula que entre la violencia de octubre, que empujó a 87.000 personas a huir, y los problemas actuales, casi un tercio de los rohinyás de Birmania (estimados en un millón) están ahora en Bangladés.

La ONU está preocupada por la saturación de las capacidades de acogida en Bangladés, donde emergen campamentos improvisados a lo largo de las carreteras y se avecina una crisis humanitaria.

Por otra parte, la relatora especial de la ONU para Birmania, Yanghee Lee, estimó en una declaración a la AFP el viernes que más de mil personas, esencialmente rohinyás, podrían haber muerto por la violencia.

Exhortó a Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz 1991 a "demostrar al mundo que por lo que luchó fue por una Birmania libre y democrática" y a "movilizarse" en esta crisis.

"Croe que esto va a ser una de las peores catástrofes que el mundo y Birmania han visto en los últimos años", agregó lamentando la falta de acceso a esa región del oeste del país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP