AFP internacional

Stephen A. Schwarzman, director general del gigante estadounidense de gestión de activos Blackstone, y el presidente de EEUU, Donald Trump, participan de una reunión en la Casa Blanca, el 11 de abril de 2017 en Washington

(afp_tickers)

El gigante estadounidense de gestión de activos Blackstone y un fondo soberano saudí anunciaron este sábado la creación de un vehículo de inversión por 40.000 millones de dólares para financiar la renovación de infraestructuras en Estados Unidos.

El anuncio coincide con la visita a Arabia Saudita del presidente Donald Trump, quien prometió invertir 1.000 millones de dólares en grandes obras en Estados Unidos.

El fondo soberano saudí contribuirá con unos 20.000 millones de dólares a la nueva estructura financiera, en la que los 20.000 millones restantes procederán "de otros inversores", aseguró Blackstone en un comunicado en el que no se dan detalles de calendario.

"Esta potencial inversión refleja nuestra visión positiva sobre las ambiciosas iniciativas de infraestructura impulsada en Estados Unidos conforme a los anuncios del presidente Trump", se congratuló Yasir al Rumayan, director general del fondo público saudí, citado en el documento.

"Hay un amplio consenso en que Estados Unidos necesita invertir urgentemente en su infraestructura, que envejece rápidamente", comentó por su parte el presidente de Blackstone, Hamilton James, según el mismo comunicado.

De momento, la política de grandes obras de Donald Trump no entró en su fase activa y su financiamiento sigue siendo ambiguo. Los republicanos, que ostentan mayoría en el Congreso, eran hostiles en principio a una inyección masiva de fondos públicos.

AFP

 AFP internacional