Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen tomada el 24 de junio de 2014 en Lille, Francia, del banco francés BNP Paribas.

(afp_tickers)

El primer banco de Francia, el BNP Paribas, reconoció el lunes haber violado los embargos estadounidenses contra Cuba, Irán y Sudán y aceptó pagar una multa récord de 8.900 millones de dólares para evitar un juicio penal.

La sanción financiera, tomada tras meses de intensas negociaciones, es la más elevada jamás impuesta a un banco extranjero en Estados Unidos.

"BNP Paribas realizó esfuerzos para disimular transacciones prohibidas, borrar sus rastros y burlar a las autoridades estadounidenses", subrayó el ministro de Justicia Eric Holder en un comunicado. "Estos actos representan una grave violación a la ley estadounidense", añadió.

El monto está compuesto de 8.830 millones de dólares de multa y 143 millones de dólares en gastos, lo que eleva la suma a 8.900 millones.

El total es equivalente a la suma de las multas impuestas en 2012 y 2013 por Washington a varios bancos extranjeros, como los británicos HSBC y Standard Chartered, el holandés ING y el suizo Credit Suisse.

La sanción representa el monto que BNP reconoció haber transferido hacia Estados Unidos a nombre de sus clientes sudaneses (6.400 millones de dólares), cubanos (1.700 millones) e iraníes (650 millones).

En un comunicado emitido en París en la noche del lunes, el director general de BNP Paribas, Jean-Laurent Bonnafé, reconoció los "errores cometidos en el pasado" y "se lamentó" por ellos.

- Un banco sólido -

La admisión de culpabilidad, excepcional para un banco, le evitará ser objeto de un juicio, pero lo expondrá a demandas de terceros y a la pérdida de grandes clientes institucionales que podrían verse tentados de cortar sus vínculos con esa entidad.

El regulador bancario francés estimó el lunes, sin embargo, que el banco es "capaz de absorber las consecuencias anticipadas" de la pesada sanción.

La autoridad de control del mismo país, la ACPR, precisó a su vez que examinó las cuentas del grupo francés y concluyó que su situación de liquidez y solvencia era "absolutamente sólida".

Las sanciones financieras incluyen una suspensión por un año, a partir del 1 de enero de 2015, de las actividades "de compensación" en dólares, necesarias para las actividades a nivel internacional de la institución financiera europea.

La implementación de esta sanción será progresiva. El banco tendrá plazo hasta el 31 de diciembre de 2014 para encontrar una institución que se comprometa a realizar sus pagos en dólares.

Esta medida abarcaría las muy lucrativas actividades relacionadas con el petróleo y el gas.

- ¿Una amenaza para el tratado transatlántico? -

Además de las sanciones financieras, BNP-Paribas fue obligado igualmente a desprenderse de 13 altos ejecutivos, entre ellos el director general delegado Georges Chodron de Courcel.

En total, 45 banqueros -27 de los cuales ya abandonaron el banco- fueron objeto de sanciones disciplinarias que fueron desde una baja de su salario hasta el despido.

La investigación de las autoridades estadounidenses abarcó más de 190.000 millones de dólares de transacciones realizadas entre 2002 y 2012.

"Al proceder a estas transacciones en nombre de las partes sancionadas, BNP Paribas incurrió en prácticas sistemáticas supervisadas por su dirección", señala un comunicado del regulador bancario de Nueva York, Benjamin Lawsky.

Esas prácticas "consistían en el retiro o la omisión de informaciones sobre la identidad de "las partes sudanesas, cubanas o iraníes a las cuales estaban destinados los pagos en dólares que (el banco) hacía transitar por su filial en Nueva York y otras filiales de instituciones financieras estadounidenses", agregó.

Las peripecias de la institución adquirieron una dimensión política en Francia, llevando incluso a la intervención del presidente Francois Hollande, que a comienzos de junio intentó interceder ante su par Barack Obama. El jefe de Estado estadounidense se negó a realizar el menor gesto.

Sin negar la legitimidad de las sanciones, París nunca dejó de reclamar que las mismas fueran lo más mesuradas posible.

La secretaria de Estado francés de Comercio Exterior, Fleur Pellerin, minimizó este lunes los posibles riesgos para el tratado transatlántico. "No hay ni riesgo ni vínculo" entre esta pena y las discusiones transatlánticas, afirmó a la prensa en Washington, donde se reunió con su homólogo estadounidense Michael Froman.

El ministro francés de Economía, Arnaud Montebourg, había reiterado el domingo la exigencia de su país de sanciones "justas y proporcionadas" y anticipado un endurecimiento de las negociaciones transatlánticas en curso para la conclusión de un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP