Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Guillermo Acha, director ejecutivo de la petrolera estatal boliviana YPFB, responde preguntas durante una conferencia de prensa en La Paz, el 26 de abril de 2017.

(afp_tickers)

La estatal petrolera de Bolivia YPFB anuló el martes la adjudicación a la empresa italiana Tecnimont para el estudio y construcción de una millonaria planta de plásticos, en medio de denuncias de corrupción en la compañía local.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, dijo en un comunicado que "YPFB me ha informado que el día de hoy (martes) se procedió a la anulación de la adjudicación del contrato para la construcción de la Planta Petroquímica Propileno y Polipropileno, debido a errores administrativos".

Tecnimont se adjudicó en mayo el estudio de ingeniería y la posterior construcción de la planta, en el sur del país, que tiene un costo estimado de 2.200 millones de dólares, la mayor inversión del Estado boliviano.

El ministro aclaró, sin dar más detalles, que YPFB y Tecnimont se encontraban en proceso de firmar el contrato final y que en esta etapa intermedia es legal la anulación del mismo.

El senador opositor Oscar Ortiz denunció que la adjudicación respondía a una cadena de errores, pues la misma compañía italiana se adjudicó en 2012 el estudio de ingeniería conceptual y en 2014 los estudios de preinversión y de apoyo estratégico al proyecto.

El caso se produce en medio de fuertes denuncias de corrupción en la estatal petrolera boliviana, que motivaron la semana pasada la destitución y detención de su presidente, Guillermo Achá, y otros siete jerarcas de la empresa.

Las detenciones se produjeron tras la anulación de otro contrato por 149 millones de dólares con la firma italiana Drillmec para la provisión de equipos petroleros de perforación.

Sánchez señaló que en el caso de Tecnimont "no existe daño económico al Estado", puesto que -insistió- si bien se adjudicó el proyecto no se había suscrito el contrato. La compañía italiana no emitió ninguna posición oficial.

AFP