Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El director ejecutivo del grupo español Albertis, Salvador Alemany, el 12 de abril de 2016 en Barcelona

(afp_tickers)

El gobierno de Bolivia anunció el jueves un acuerdo transaccional por 23 millones de dólares con el grupo español Abertis por la confiscación en 2013 de sus acciones en tres aeropuertos del país.

Ese acuerdo "tiene como objeto el reconocimiento y pago de una indemnización pronta, adecuada, efectiva y definitiva", dijo el ministro de Obras Públicas, Milton Claros, en una ceremonia en Cochabamba (centro) que contó con presencia de representantes de la firma española.

Abertis había recurrido a la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya para cobrar la indemnización, luego que el gobierno boliviano se negara a otorgarle una compensación por 85 millones de dólares.

En diciembre de 2015, Claros había afirmado que "esta empresa engañó al país; son 17 años de concesión que han tenido (...) pero ellos en 17 años sólo destinaron cinco millones de dólares" de los 27 millones comprometidos en el desarrollo de los terminales.

El acuerdo fue firmado en presencia del embajador español en Bolivia, Angel Vásquez,y pone fin a la controversia internacional con lo que Bolivia "consolida su derecho propietario sobre el patrimonio aeronáutico y aeroportuario boliviano", según el procurador del Estado, Pablo Menacho.

Bolivia nacionalizó en febrero de 2013 las acciones que el consorcio Abertis tenía en la administración de los aeropuertos de La Paz, Cochabamba (centro) y Santa Cruz (este), los de mayor tráfico del país, tras denunciar que la firma no hizo las inversiones prometidas cuando se privatizaron los aeropuertos en 1996.

Bolivia afectó en los últimos años con sus decisiones a otras empresas de capitales españoles: nacionalizó en 2012 acciones de la Red Eléctrica de España (REE), con la que llegó luego a un acuerdo, con el pago de una indemnización de 36 millones de dólares.

El gobierno del presidente izquierdista Evo Morales también nacionalizó, apenas llegado al poder en 2006, las empresas locales de la petrolera Repsol y la administradora de pensiones Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, con las que llegó a acuerdos.

Morales nacionalizó desde entonces compañías de otros países, en los rubros de gas, petróleo, telecomunicaciones, electricidad, hidroeléctricas y refinerías, en el marco de su política estatizadora.

En octubre de 2015, Bolivia dio por cerrada la era de nacionalización de sus recursos naturales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP