Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Peatones caminan frente a la sede de la Bolsa de Sao Paulo, el 22 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

La Bolsa de Sao Paulo reaccionó en alza el jueves tras un pedido de impeachment contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y cerró con una ganancia de 3,29%.

Durante una sesión en la que alcanzó picos de casi el 5%, la plaza paulista comenzó a subir desde la apertura, aunque moderó las ganancias en la tarde hasta cerrar en 46.393 puntos, mientras que el real concluyó la jornada con un alza del 2,29% cotizado en 3,749 unidades por dólar.

El índice Ibovespa, el principal indicador de la plaza paulista, llevaba cuatro sesiones consecutivas de retrocesos y había concluido la jornada del miércoles con una leve caída del 0,29% en 44.914 puntos.

Apenas una hora después del cierre de los mercados el miércoles, el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, anunció que aceptaba un pedido de juicio político contra Rousseff por adulteración de las cuentas públicas, un proceso que podría poner fin a su mandato y que los mercados acogieron con entusiasmo.

"Todo lo que está pasando en Brasil -la investigación en Petrobras, la apertura del proceso de impeachment- son acciones muy dolorosas para el país a corto plazo. Traen mucha paralización, muchas incertidumbres para la economía, pero creemos que van a ser muy positivas en el medio y largo plazo y que el país va a salir fortalecido", afirmó a la AFP André Leite, economista de TAG Investimentos en Sao Paulo.

Pero hay quien ve en el incierto futuro político que se abrió para Brasil con el anuncio de Eduardo Cunha, así como en el largo y complejo proceso al que se enfrenta ahora el Congreso, un arma de doble filo para la maltrecha economía del mayor país de Sudamérica.

"El mercado recibió la noticia de forma positiva, pero mi visión es un poco neutra porque Brasil precisa de estabilidad económica. Necesita retomar el ajuste fiscal y muchos de los que apoyan el impeachment piensan que mejoraría la situación económica del país. Eso puede llegar a ocurrir, pero no está garantizado y, en el corto plazo, podría hasta dificultar un poco la situación porque puede causar problemas en la aprobación de medidas del ajuste fiscal", dijo Paulo Gomes, economista jefe de la consultora Azimut Brasil Wealth Management.

La moneda brasileña, por su parte, acumula este año una depreciación del 28,99%, en momentos en que Brasil atraviesa una tormenta que conjuga una profunda crisis política con la baja popularidad del gobierno y una recesión económica con inflación y desempleo crecientes.

AFP