Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre permanece junto a los escombros de un edificio alcanzado por un bombardeo, el pasado 9 de junio en la ciudad siria de Alepo, en el barrio controlado por los rebeldes de Qasr al Bustan

(afp_tickers)

Las bombas volvieron a caer sobre la ciudad siria de Alepo, horas después de que Rusia, aliada de Damasco, anunciara la entrada en vigor de una tregua de 48 horas en esta ciudad devastada por los combates.

En los últimos meses se han anunciado varias treguas en Alepo, otrora capital económica de Siria, actualmente arrasada por la guerra y dividida desde 2012 entre régimen y rebeldes, pero éstas no duraron.

Los habitantes de Alepo son víctimas por un lado de bombardeos del régimen y del otro de disparos de cohetes de los insurgentes contra los barrios gubernamentales.

Rusia, aliada política y militar del régimen sirio de Bashar al Asad, anunció una nueva tregua de 48 horas, que entró en vigor el jueves "a las 00H01 (21H00 GMT del miércoles)".

Pero el anuncio ruso no gustó a Damasco. Una fuente próxima al régimen indicó a la AFP que se trata de un "alto el fuego cerrado en connivencia" con Estados Unidos, que por su parte apoya a la oposición al presidente Asad.

La aviación del régimen atacó la tarde y noche del jueves los barrios rebeldes de Alepo, en el este de la ciudad, según un corresponsal de la AFP y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Al menos cuatro civiles murieron, según esta oenegé.

En respuesta, los grupos rebeldes bombardearon con artillería pesada los barrios del oeste, controlados por el régimen.

Los habitantes del sector rebelde aprovecharon las horas de tregua de la mañana para realizar compras por primera vez desde el inicio del mes de ayuno del ramadán a principios de junio, constató un corresponsal de la AFP.

- 'Descanso para los asesinos' -

Para los analistas, los enfrentamientos continuarán en Alepo, segunda ciudad del país y punto estratégico en el conflicto, mientras no haya un verdadero esfuerzo para relanzar el proceso de paz, actualmente en punto muerto.

"Esta tregua de algunas horas no pretende detener el baño de sangre y las masacres, sino que es un simple descanso para los asesinos y los autores de matanzas contra los alepinos y el pueblo sirio", denunció el OSDH.

Paralelamente, aviones rusos llevaron a cabo una "serie de bombardeos" en el sur de Siria contra rebeldes que habían recibido el apoyo de Estados Unidos, indicó el jueves un funcionario de Defensa estadounidense.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, reconoció que "el diálogo político no acaba de arrancar". En Ginebra, varias sesiones de negociaciones impulsadas por Naciones Unidas no han conseguido sentar las bases de un proceso de negociación viable.

Unos cincuenta diplomáticos estadounidense, que critican la política llevada a cabo desde hace cinco años por el presidente Barack Obama para intentar poner fin a la guerra en Siria, formaron un grupo "disidente" que exige que Estados Unidos ataque militarmente al régimen sirio.

- Damasco, descontento -

El anuncio de Rusia de la nueva tregua llegó después de la advertencia que lanzó el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, a Damasco y Moscú.

"Rusia debe comprender que nuestra paciencia (...) es muy limitada en cuanto a saber si Asad será o no puesto delante de sus responsabilidades", y silenciar las armas bajo la presión de Rusia, añadió el secretario de Estado, quien anunció que su país está dispuesto a "pedir cuentas" a los rebeldes que violan la tregua.

Pero su homólogo ruso devolvió la pelota a la cancha de los estadounidenses. Washington "no puede ni quiere presionar a sus aliados en la región", dijo Lavrov en referencia a Arabia Saudita y Turquía, que quiere que Asad deje el poder a cualquier precio.

En Damasco, una fuente expresó el descontento del régimen tras el anuncio de la tregua. "Es siempre lo mismo. Cada vez que el ejército avanza en el norte de Alepo y está a punto de asediar la ciudad, Rusia interviene para decretar un alto el fuego en connivencia con los estadounidenses. Manifiestamente, Moscú no quiere que tomemos Alepo".

El ministerio ruso de Defensa anunció el jueves la muerte de un soldado ruso herido en mayo en la región de Alepo. El sargento Mijaíl Shirokopoyas, de 35 años, es el noveno militar ruso que muere en Siria desde que Moscú lanzó una campaña aérea en septiembre para apoyar a su aliado Bashar al Asad.

El conflicto en Siria, iniciado por la represión de manifestaciones en las que se exigía reformas, se ha complicado a lo largo de los años con la entrada en escena de una multitud de actores sirios, regionales o internacionales, y sobre todo desde el fortalecimiento de grupos yihadistas como el Estado Islámico (EI).

La guerra ha matado a más de 280.000 personas y ha obligado a millones de sirios a abandonar sus hogares.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP