Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una columna de humo sale del pueblo de Qabasin, en el norte de la ciudad siria de Al Bab, durante un combate contra los yihadistas del grupo Estado Islámico, el 8 de enero de 2017

(afp_tickers)

Diez civiles, entre ellos un niño, murieron en bombardeos de la aviación turca y disparos de artillería en una ciudad al norte de Siria controlada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y sus alrededores, informó este viernes una organización no gubernamental.

Los bombardeos alcanzaron el jueves la ciudad de Al Bab y la región cercana de Tadef, ambas controladas por el EI, precisó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al Bab y sus alrededores están en el punto de mira desde hace semanas. La aviación turca, la rusa y la del régimen sirio llevan a cabo intensos bombardeos.

En esta guerra en Siria con múltiples actores, Rusia ayuda militarmente al régimen de Bashar al Asad contra los yihadistas y los rebeldes. Turquía da un apoyo militar a los grupos rebeldes que combaten a los yihadistas en el norte de Siria, cerca de su frontera.

"Al menos diez civiles murieron por los bombardeos aéreos y por artillería de los turcos en sectores de Al Bab y en la localidad de Tadef", dijo el OSDH.

Ankara lanzó el 24 de agosto una ofensiva militar en Siria, en cooperación con los grupos rebeldes, para desalojar al grupo EI así como a las milicias kurdas de las regiones sirias en la frontera con Turquía.

Las fuerzas turcas despliegan sus bombarderos regularmente en apoyo a operaciones terrestres, pero Ankara sostiene que se hace todo lo posible para evitar pérdidas civiles.

El jueves, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, anunció que la aviación rusa y turca lanzaron nuevamente bombardeos aéreos conjuntos contra las posiciones del grupo EI en Al Bab, en la provincia de Alepo.

El 12 de enero, Ankara y Moscú firmaron un acuerdo que especificó los mecanismos para "coordinar" los bombardeos contra los "objetivos terroristas".

Rusia y Turquía, junto a Irán, otro apoyo del régimen, impulsaron un alto el fuego entre el poder y los grupos rebeldes, que entró en vigor el 30 de diciembre, reduciendo considerablemente la violencia. Los yihadistas del grupo EI están excluidos de esta tregua.

Rusos, iraníes y turcos impulsaron asimismo las negociaciones de Astaná entre representantes del régimen y los rebeldes que terminaron el martes sin avances tangibles para resolver un conflicto que ha dejado 310.000 muertos desde marzo de 2011.

AFP