Las autoridades en California estaban en alerta este martes de noche ante la llegada de los vientos más fuertes de la temporada, que amenazan con expandir los destructivos incendios que azotan este estado e incluso generar nuevas llamas.

Apoyados por aviones y helicópteros cisterna, miles de bomberos trabajan con apuro para avanzar lo más posible en la contención de los focos en el norte y el sur, antes de que comenzaran a cambiar las condiciones climáticas.

El llamado incendio Kincade ya arrasó 30.519 hectáreas, o 305,19 km2, en el condado vinícola de Sonoma, al norte de San Francisco, donde las llamas están contenidas en un 15%.

El otro gran incendio, el Getty, se registra en Los Ángeles, cerca de un exclusiva zona residencial, donde figuras como la estrella de baloncesto LeBron James y el actor Arnold Schwarzenegger tuvieron que abandonar sus casas y donde hubo que evacuar el importante museo que le da su nombre a ese fuego.

John Cena, un luchador convertido en actor, anunció que donaría 500.000 dólares a los bomberos, oficio que interpretará en la gran pantalla en un filme infantil.

Hasta ahora ese segundo incendio consumió 265,4 hectáreas y, a lo largo del martes, los bomberos avanzaron en su contención.

"El fuego está contenido en un 15%", dijo el alcalde Eric Garcetti en una rueda de prensa. "Estamos 100% seguros que no se expandirá más en terreno".

"No tenemos una llama viva ahora (...), pero, y es un gran pero, tenemos la situación de vientos más fuerte del año en Los Ángeles" con ráfagas de entre 80 y 96 km/h.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió alertas de vientos tanto en el norte como en el sur de California, que combinados con la baja humedad es el cóctel ideal para alimentar el fuego.

"Solo se necesita una brasa en el viento para comenzar otro incendio", dijo el jefe de bomberos de Los Ángeles, Ralph Terrazas, al frente de un equipo de 1.165 efectivos con 170 camiones y 11 helicópteros.

Más de 7.000 residentes están en el área de evacuación del Getty, que ya destruyó 12 edificios y afectó cinco.

Los investigadores determinaron que el siniestro fue causado por una rama de eucalipto que por el viento cayó en una planta eléctrica de la alcaldía, generando chispas que incendiaron la maleza.

"Esto fue, en pocas palabras, un acto de Dios", dijo Garcetti.

- "Toda mi vida se perdió" -

Kincade ha destruido 124 inmuebles, incluidos 57 hogares, en tanto otros 23 fueron afectados. Con los vientos del martes por la noche, los más de 4.500 bomberos que le hacen frente se preparan para otra batalla con el fin de evitar que se expandan las llamas.

Unas 180.000 personas fueron obligadas a abandonar sus casas en la región de Sonoma, donde el gobernador Gavin Newsom declaró estado de emergencia. Y las autoridades esperan nuevas evacuaciones por este fenómeno de viento, que debe durar 24 horas, y puede empujar el fuego hacia el oeste.

Wade Hoefer, un artista plástico de 71 años, vio su vida convertida en cenizas luego que el Kincade arrasara con una bodega de vino donde tenía su estudio y residencia.

"Toda mi vida se perdió ahí", dijo apuntando a la montaña de escombros. "Solo me queda la ropa que llevo puesta".

Con todo, Newsom destacó que los incendios de este año han sido "relativamente modestos en comparación con años anteriores".

Diez incendios están activos, según el sitio de los bomberos de California (Calfire).

En un intento por reducir el riesgo de incendios, varias compañías eléctricas, incluida Pacific Gas & Electric (PG&E), la mayor del estado, vienen implementando cortes del suministro a casi un millón de usuarios en el norte y el centro de California.

"Hasta 300.000 usuarios deben estar aún sin luz, lo que significa una semana sin servicio, algo inaceptable", zanjó Newsom. "¿Pueden estas empresas resolver este desastre y hacer el maldito trabajo que tenía que hacerse desde hace tiempo?", siguió el gobernador. "Centrarse en la modernización, en el soterramiento de la red".

PG&E, declarada en quiebra, es objeto de escrutinio pues se sospecha que una de sus líneas de transmisión pudo haber desatado Kincade. Lo mismo ocurrió en 2018, cuando el mismo tipo de línea causó Camp, el más incendio mortífero de la historia de California, con 86 muertos.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes