Botsuana vota el miércoles en unas elecciones generales muy disputadas, algo inédito en la historia de este país considerado como una de las democracias más asentadas del continente africano.

Contra todo pronóstico, el expresidente del país Ian Khama sacudió la vida política local, hasta ahora en calma, al liderar una revuelta contra su sucesor Mokweetsi Masisi, al que él mismo cedió su puesto.

Un año después de haber entregado las riendas del país, Khama abandonó en mayo su Partido Democrático de Botsuana (PDB), acusando a Masisi de deriva autoritaria.

La disputa adquirió tales proporciones que debilitó la posición electoral del PDB, que gobierna desde la independencia en 1966 este país rico en diamantes y elefantes salvajes.

El partido en el poder logró el peor resultado de su historia en las elecciones generales de 2014, por debajo de la barra simbólica del 50% de los sufragios. Su principal rival de la oposición, la Coalición por el Cambio Democrático (UDC), espera sacar rédito el miércoles.

"Son las elecciones más disputadas a las que asistimos", resumió el analista económico Keith Jefferies.

"Los comicios estarán reñidos, la balanza puede inclinarse tanto de un lado como del otro", confirmó el analista Peter Fabricius, del Instituto sudafricano de Estudios de Seguridad (ISS).

Ian Khama no escatimó en esfuerzos para perjudicar a su expartido, incluso llamando públicamente a votar por la UDC en varias regiones del país.

Hijo del cofundador del PDB y primer presidente del país Sertse Khama, el exjefe del Estado conservó poderosos aliados y una indiscutible influencia en el país.

Las divergencias entre Ian Khama y Mokgweetsi Masisi aparecieron poco después del traspaso de poderes en abril de 2018.

- Maremoto electoral -

Khama dimitió en aquel entonces en favor de su vicepresidente, en virtud de la Constitución que limita el mandato de sus presidentes a diez años máximo.

Rápidamente, Masisi se liberó de la herencia de su predecesor, gran defensor del medioambiente, especialmente levantando la prohibición de la caza de elefantes salvajes.

En una entrevista para la AFP, el presidente saliente justificó sus distancias con Khama explicando que su política había perjudicado a la imagen del partido.

"El PDB lo hará mejor" sin él, añadió, y anticipó "una amplia victoria, un maremoto electoral".

Igual de seguro de sí mismo, el líder de la UDC, Duma Boko, pronosticó su éxito y una alternancia al frente del país.

Al contrario que en otros países vecinos, la importancia de los desafíos no debería amenazar la estabilidad de Botsuana.

"Pase lo que pase, aceptaré los resultados", aseguró a la AFP Mokgweetsi Masisi.

Más de 900.000 votantes están inscritos en las listas electorales de Botsuana, sobre una población de 2,2 millones de habitantes. Además del PDB y la UDC, otros dos partidos presentaron candidatos para los 57 escaños del parlamento local.

El partido que obtenga mayores representantes escogerá al jefe del Estado. Los resultados se anunciarán antes del final de la semana.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes