Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La inflación acumulada en doce meses se sitúa por debajo del piso de la meta del Banco Central de Brasil (BCB), que busca mantener el alza de precios en 4,5%

(afp_tickers)

La inflación acumulada en doce meses en Brasil se situó en julio en 2,71%, su menor nivel desde 1999, sustentando las previsiones de recortes más agresivos en las tasas de interés de la potencia latinoamericana, que emerge lentamente de la recesión.

En julio, el alza de precios (índice IPCA) fue de 0,24% respecto a junio, cuando el país había registrado su primera caída mensual de precios (-0,23%) desde 2006, precisó el miércoles el instituto de estadísticas IBGE.

El dato de julio coincide con la proyección promedio de 24 analistas consultados por el diario económico Valor. En julio de 2016, el IPCA había registrado un alza de 0,52%.

En los primeros siete meses del año, el IPCA subió un 1,43%, frente a 4,96% en el mismo periodo del año pasado. Se trata del menor índice desde 1994.

La variación mensual estuvo apuntalada por los incrementos en vivienda (+1,64%), transportes (+0,34%) y salud y cuidados personales (+0,37%). Hubo caída de precios en cambio en alimentación y bebidas (-0,47%) y artículos del hogar (-0,23%).

El gobierno del presidente conservador Michel Temer aumentó el mes pasado el gravamen sobre los combustibles para tratar de reducir el enorme rojo fiscal.

- Sin riesgo de deflación, dicen analistas -

La inflación acumulada en doce meses se sitúa por debajo del piso de la meta del Banco Central de Brasil (BCB), que busca mantener el alza de precios en 4,5%, con un margen de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo.

El mercado prevé sin embargo una inflación de 3,45% este año y de 4,20% en 2018, según la encuesta Focus realizada semanalmente por el BCB con un centenar de economistas e inversores.

La caída de los precios por debajo del 3% obedece a "un factor coyuntural, después de la deflación de junio" y al "impacto de una actividad económica aún débil", según explicó Welington Ramos, de la consultora Austin Rating.

Pero "el segundo semestre será un poco mejor, con una recuperación gradual de la economía", agrega.

La desaceleración brutal del IPCA confirma la salida de un ciclo en el cual el país combinó una inflación galopante (+10,67% en 2015 y + 6,29% en 2016) con la peor recesión de su historia.

El frenazo del alza de precios contrasta ahora con la parsimonia de la recuperación económica, lo cual alienta las expectativas del mercado de que el BCB acelere los recortes de su tasa básica de interés, a fin de estimular las inversiones y el consumo.

El PIB de Brasil sufrió una contracción de 3,8% en 2015 y de 3,6% en 2016. En el primer trimestre de este año, creció un 1% respecto al trimestre anterior.

El mercado prevé un crecimiento económico modesto este año, de 0,34%, y de 2% en 2018.

La tasa de referencia Selic, actualmente en 9,25%, podría caer este año hasta 7,50%, según la última encuesta Focus. La semana pasada, la apuesta era de 8%.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB procedió a siete recortes consecutivos de la Selic, que en octubre pasado se situaba en 14,25%.

El Copom ya señaló la semana pasada que podría mantener el ritmo de recortes de la tasa gracias a la rápida caída de la inflación y al impacto hasta ahora moderado de la crisis política, provocada por denuncias de corrupción contra Temer, sobre la actividad económica.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP