Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una fila de cajas en un supermercado de Rio de Janeiro, en Brasil, el 21 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

El sector público de Brasil agrandó su déficit primario en 19.567 millones de reales (unos 5.069 millones de dólares) en noviembre y acumula un nivel rojo del 0,89% del PIB en los doce meses concluidos en noviembre de 2015, informó el martes el Banco Central.

En octubre, el saldo negativo fiscal previo al pago de intereses de la deuda pública había sido de unos 3.026 millones de dólares.

El resultado primario en los doce meses terminados en noviembre también volvió a expandirse hasta llegar a los 52.400 millones de reales, contra 40.900 millones en octubre.

Brasil cayó en recesión en el segundo trimestre del año y casi todos sus indicadores se derrumbaron. El oscuro presente económico también se percibe en los 39.500 millones de reales de déficit acumulado en las cuentas públicas en lo que va del año, más del doble de los 19.600 millones de igual periodo de 2014.

El resultado consolidado del sector público incluye al del Gobierno central, al de los estados y a buena parte de las empresas públicas.

La séptima economía global había terminado 2014 con un déficit primario del 0,6% del PIB y este año el Congreso autorizó un rojo fiscal de hasta el 2%, en medio de la honda recesión que golpea al país.

La crisis económica seguirá el año que viene, según todos los pronósticos y podría llevar a Brasil a tener su primer bienio de recesión desde la década de 1930.

El Gobierno espera una contracción económica del 3,1% este año y del 1,9% para el próximo, tras un año en que la inflación llegó a 10,5%, el desempleo aumentó al 7,5% tras muchos meses en mínimos históricos y el real sufrió una depreciación cercana al 30% respecto del dólar.

Después de que el Congreso autorizara un déficit fiscal de 2% del PIB para 2015, tras una ardua batalla, los legisladores aprobaron el presupuesto 2016 con un modesto superávit primario de 0,5%, por debajo de lo que pretendía el por entonces ministro de Hacienda, Joaquim Levy, quien dejó su cargo días más tarde y fue reemplazado por Nelson Barbosa.

Los problemas fiscales llevaron a las agencias Standard & Poor's y Fitch Ratings a retirarle el preciado grado de inversión a Brasil y rebajaron sus títulos de deuda soberana a la categoría "basura".

AFP