Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un supermercado en Rio de Janeiro el 21 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Brasil cerró mayo con un superávit de cuenta corriente de 2.884 millones de dólares, su tercer resultado mensual consecutivo en verde, nuevamente sustentado en excedentes comerciales récord, informó el martes el Banco Central.

Ese resultado más que duplica al de mayo de 2016 (superávit de USD 1.186 millones) y también representa casi el doble de las estimaciones realizadas por el propio BCB (USD 1.500 millones).

En los primeros cinco meses del año, la cuenta mantiene un déficit de USD 616 millones, aunque muy inferior en comparación con el mismo periodo de 2016 (- USD 5.998 millones).

En 12 meses, el déficit acumulado llega a 18.100 millones de dólares, equivalente al 0,96% del Producto Interior Bruto (PIB), por debajo del 1,06% que registraba en abril, cuando la cuenta corriente tuvo un superávit de 1.153 millones de dólares.

La proyección para 2017 es de un déficit de 24.000 millones (1,19% del PIB), indicó Fernando Rocha, adjunto del departamento Económico del BCB.

Una vez más, el buen desempaño del intercambio comercial empujó al indicador.

En mayo, el superávit comercial fue de 7.419 millones de dólares y ya suma USD 27.973 millones en lo que va del año (frente a USD 18.617 millones en el mismo periodo de 2016).

Brasil recibió en mayo 2.926 millones de dólares de Inversiones Extranjeras Directas (IED), frente a USD 6.148 millones en el mismo mes del año pasado. De enero a mayo, las IED suman 32.456 millones, unos 2.500 millones más que en el mismo periodo de 2016.

Para 2017, el BCB mantuvo su proyección de un ingreso de 75.000 millones de dólares.

Las reservas internacionales del país sumaban en mayo 377.700 millones de dólares, 1.400 millones más que en abril.

Las perspectivas económicas de Brasil se hallan bajo atenta observación debido a la grave crisis política que vive el país, que condujo el lunes a la Fiscalía general a formular acusaciones de corrupción contra el presidente Michel Temer.

La crisis se desató cuando la economía había comenzado a dar señales incipientes de dejar atrás la peor recesión de su historia.

Temer impulsa un programa de medidas de austeridad para volver a equilibrar las cuentas públicas y recuperar la confianza de los inversores.

AFP