Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Brasil cerró 2017 con déficit primario de 1,69% del PIB, abajo de la meta máxima

El presidente del Banco Central de Brasil, Ilan Goldfajn, pronuncia un discurso durante la ceremonia de lanzamiento de Progredir, un plan para crear empleos e ingresos, en el Palacio de Planalto, en Brasilia, el 26 de septiembre de 2017.

(afp_tickers)

Brasil terminó 2017 con un déficit fiscal de 110.583 millones de reales (unos 34.775 millones de dólares), equivalente al 1,69% del PIB y bien por debajo de la meta máxima de 163.100 millones fijada para todo el año, informó el Banco Central (BCB) este miércoles.

En 2016, la mayor economía latinoamericana había tenido un resultado primario -previo al pago de servicios de la deuda- aún peor: 155.791 millones de reales o 2,49% del Producto Interior Bruto (PIB).

El indicador del 2017 estuvo dentro de las previsiones de los analistas, tanto en el mes como en el acumulado anual.

La consultora Go Associados esperaba un rojo primario de 110.000 millones para el año (1,7% del PIB).

A pesar de haber quedado dentro del margen de la meta, el déficit del sector público consolidado del año pasado fue uno de los peores de la serie histórica y no escapó a los registros de la última crisis económica.

Es por eso que el frente fiscal continúa siendo la mayor preocupación del gobierno y de los agentes del mercado.

Brasil salió el año pasado de una de las peores recesiones de su historia, con una contracción de 3,5% tanto en 2015 como en 2016. Pero el gobierno advirtió que de no hacer una reforma del costoso sistema de jubilaciones, responsable de la mayor parte del saldo negativo de las cuentas, 2018 será un año de agudas restricciones.

El presidente conservador Michel Temer lanzó una fuerte campaña pública para sumar apoyo a una iniciativa impopular, de destino incierto en un año de elecciones generales. El tiempo corre en contra del gobierno

Tras asumir el poder en 2016 en reemplazo de su exaliada Dilma Rousseff (izquierda), destituida por adulterar las cuentas públicas, Temer puso en marcha un programa de ajustes que incluyó un congelamiento del gasto público por 20 años -solo actualizado por la inflación-, una flexibilización de los contratos de trabajo y una serie de concesiones a privados para estimular la inversión y paliar el déficit público.

El reporte de diciembre del BCB volvió a mostrar a la deuda pública bruta en 4,8 billones de reales, equivalente al 74,4% del PIB, sin cambios respecto a noviembre, pero con un crecimiento respecto del 70% del 2016.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes