Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente interino de Brasil Michel Temer el 8 de junio de 2016 en el palacio del Planalto en Brasilia

(afp_tickers)

El sector público de Brasil tuvo en mayo su peor resultado primario desde que se inició la medición actual, con un un déficit de 18.125 millones de reales (unos 5.484 millones de dólares), informó el Banco Central este miércoles.

El dato de mayo incrementó el rojo fiscal anualizado a 2,51% del PIB, contra 2,33% del mes pasado, y alcanzó su punto más alto de una larga racha negativa que ya lleva 19 meses consecutivos.

La medición expone la delicada situación de las cuentas públicas de la mayor economía latinoamericana, que entre enero y mayo acumula un saldo negativo de 13.714 millones de reales, muy por debajo del superávit de 25.547 millones de igual período de 2015, año en que el PIB se contrajo 3,8%.

En mayo del año pasado, el saldo negativo había sido unas dos veces y media veces menor.

Brasil se debate en una honda recesión que se encamina a ser la peor en un siglo. El país cerró 2015 con un déficit primario de 1,88% del Producto Interno Bruto (PIB) y el Congreso aprobó para 2016 un presupuesto con un gigantesco déficit fiscal en torno a los 48.000 millones de dólares.

Esa meta fiscal reflejó que lo peor de la crisis está lejos de haber quedado atrás y que la fuerte expansión del gasto público y la caída de la recaudación siguen articulando un escenario con pocos antecedentes.

Citado por el diario económico Valor, el jefe del Departamento Económico del Banco, Túlio Maciel, anticipó que era probable que se sigan quebrando récords negativos. "La retracción de la actividad influencia en la recaudación de una serie de impuestos", explicó.

Hundido en una de las peores crisis de su historia moderna, el país atraviesa también una encarnizada puja política que costó la destitución transitoria de la presidenta Dilma Rousseff mientras el Senado juzga si cometió crímenes de responsabilidad, figura que solo alcanza a funcionarios públicos, al autorizar gastos sin la venia del Congreso.

Fue sucedida por Michel Temer, su ex vice devenido en enemigo político, cuyo gobierno interino apuesta a la caída definitiva de Rousseff y puso en marcha un programa económico de sesgo liberal con la esperanza de consolidar su frágil gobernabilidad, cuando falta poco más de un mes para el inicio de los Juegos Olímpicos de Rio-2016 el 5 de agosto.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP