Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Contenedores en el puerto de Rio de Janeiro el 23 de agosto de 2012 en Brasil

(afp_tickers)

Brasil registró un déficit de cuenta corriente de 935 millones de dólares en febrero, por debajo de lo esperado por el Banco Central (BCB), y redujo el rojo a doce meses a 1,24% del PIB, informó el viernes la autoridad monetaria.

El BCB había proyectado un saldo negativo de 1.300 millones de dólares para el segundo mes del año. En febrero del 2016, el déficit fue de 1.916 millones de dólares.

Sumido en la peor recesión de su historia, Brasil comenzó el 2017 con un rojo de su cuenta corriente de 5.085 millones de dólares (en enero) y un déficit a doce meses equivalente al 1,31% del Producto Interno Bruto (PIB).

La mayor economía latinoamericana proyecta cerrar este año con un saldo negativo de su cuenta corriente de 30.000 millones de dólares, contra los 23.531 millones que acumuló en 2016, según datos del BCB.

En lo que va del 2017, el rojo acumulado es de 6.020 millones de dólares, unos 700 millones menos que en el primer bimestre de 2016.

Las inversiones extranjeras directas (IED) sumaron 5.306 millones en febrero de este año, cerca de la mitad que en enero, y levemente por debajo de los 5.920 millones de igual mes del año pasado.

El BCB proyecta que Brasil recibirá 75.000 millones de dólares en inversiones externas directas en 2017.

El año pasado totalizaron 78.929 millones.

Las reservas internacionales de Brasil totalizaban 375.300 millones de dólares en febrero de este año, 423 millones por encima del primer mes del año.

El gobierno conservador de Michel Temer lanzó un programa de medidas de austeridad con el objetivo de reequilibrar las cuentas públicas y de recuperar la confianza de los inversores.

El resultado de cuenta corriente -uno de los principales indicadores de solvencia de un país- incluye la balanza comercial, los servicios (entre ellos el turismo) y las transferencias de dividendos empresariales y de remesas de emigrantes.

El déficit se había disparado a 4,24% del PIB en 2014, refluyendo a 3,31% en 2015 y a 1,30% en 2016, su mejor resultado desde 2007.

AFP