AFP internacional

El neonazi Anders Behring Breivik, el 15 de marzo de 2016, durante un juicio realizado en el gimnasio de la presión de Skien, a 130 kilómetros al suroeste de Oslo, donde se encuentra encarcelado

(afp_tickers)

El Tribunal Supremo noruego anunció este jueves su rechazo a examinar un recurso de Anders Behring Breivik, que considera que recibe un trato "inhumano" en la cárcel, con lo cual el asesino neonazi recurrirá al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La decisión de la más alta instancia judicial de Noruega cierra el proceso en este país, después del juicio en apelación en marzo a favor del Estado noruego, absuelto de las acusaciones de violación de los derechos humanos del ultraderechista.

Pero el autor de la masacre que dejó 77 muertos en Noruega en 2011 recurrirá al Tribunal de Estrasburgo, indicó su abogado, Øystein Storrvik. "Siempre hemos estado preparados por si nuestra denuncia en los tribunales noruegos no tenía éxito", declaró a la AFP.

Breivik considera que su aislamiento en la cárcel, donde está apartado de los otros detenidos, constituye una violación del artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que prohíbe cualquier trato "inhumano" o "degradante".

El extremista de 38 años purga una pena de 21 años de cárcel, susceptible de ser prolongada indefinidamente. Aunque dispone de tres células de detención, se queja de estar aislado.

Contra todo pronóstico, en 2016, una jueza le dio razón sobre esta cuestión. Pero un tribunal de apelación juzgó en marzo que "Breivik no es ni ha sido víctima de tortura o de trato inhumano o degradante".

Breivik recurrió entonces al Tribunal Supremo, pero éste rechazó examinar su recurso, al considerar que "ninguno de los elementos de la apelación (...) tiene perspectivas de ganar".

El 22 de julio de 2011, disfrazado de policía, Breivik penetró en un campamento de verano de la Juventud Laborista noruega en la isla de Utoya y asesinó a 69 personas. Ese mismo día, horas antes, había matado a ocho personas haciendo estallar una bomba cerca de la sede del Gobierno en Oslo.

AFP

 AFP internacional