Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen distribuida por Welayat Raqa que muestra presuntamente a miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI) desfilando por las calles de Raqa, localidad del norte de Siria en manos de los rebeldes

(afp_tickers)

Las autoridades británicas y alemanas examinaban este jueves la lista con 22.000 fichas de miembros de la organización Estado Islámico (EI) filtrada por un excombatiente desencantado del grupo yihadista, sobre la que algunos expertos arrojaron dudas.

La policía federal alemana estimó que la información sobre los yihadistas alemanes "es muy probablemente" verdadera, mientras Londres se limitó a manifestar que la estaba examinando. La lista está hecha con unas fichas que contienen direcciones, teléfonos, contactos familiares y hasta grupos sanguíneos de los yihadistas.

Se trata de las fichas que rellenan al integrarse al grupo, y revelan que la mayoría de ellos son de países árabes, seguidos por franceses, alemanes y británicos. El canal de televisión británico Sky publicó este jueves detalles de esta lista de la que hablaron ya el lunes algunos medios alemanes.

La información figura en una memoria USB, sustraída al jefe de la policía interna de la organización yihadista. De ser auténtica, podría tener efectos devastadores para el grupo que controla amplias franjas de Siria e Irak y ha cometido numerosos atentados letales en África y los países occidentales.

"Asumimos que es altamente probable que se trate de documentos verdaderos", dijo el portavoz de la policía federal alemana, Markus Koths. Una portavoz del primer ministro británico, David Cameron, dijo a la prensa: "Lo importante ahora es que las autoridades vean de qué manera pueden usar esta información en la lucha contra Dáesh (acrónimo árabe para el grupo EI)".

La lista fue sustraída por un miembro del Ejército Libre de Siria, opositor al régimen de Bashar al Asad, que se pasó al Estado Islámico pero acabó abandonándolo desencantado, porque se ha convertido en el feudo de antiguos soldados iraquíes del Partido Baas del dictador Sadam Husein, ejecutado en 2006, tras su derrocamiento por una coalición liderada por EEUU.

La documentación está compuesta de formularios de adhesión al EI, con datos de milicianos de 51 países. Richard Barrett, antiguo director de operaciones antiterroristas mundiales del MI6, los servicios de inteligencia británicos, dijo que la filtración de estos datos "es un golpe fantástico".

"Será una auténtica mina de oro de información de enorme significado e interés para muchísima gente, en particular los servicios de inteligencia y seguridad", dijo Barrett.

- Dudas sobre la lista -

El material contendría informaciones sobre numerosos yihadistas sin fichar en Europa del norte, Estados Unidos, Canadá, África del norte y Medio Oriente.

Sky reprodujo esos formularios de 23 preguntas, que permiten identificar a los reclutas por grupo sanguíneo o por el apellido de soltera de sus madres y llevan anotaciones sobre el "nivel de comprensión de la sharia" (la ley islámica) de los miembros del EI.

"Esto puede representar un avance colosal" en la lucha contra el EI, afirmó Chris Phillips, director general de International Protect and Prepare Security Office, una asesoría en materia de lucha antiterrorista. La entrega del material "demuestra hasta qué punto el EI es vulnerable a sus miembros que se vuelven en su contra", dijo el experto a la AFP.

Los documentos fueron sustraídos por un individuo identificado con el seudónimo de Abu Hamed, un excombatiente del Ejército Sirio Libre (ESL) que adhirió al EI.

Abu Hamed entregó la memoria USB a un periodista en Turquía, explicándole que había abandonado el EI por considerar que "los valores islámicos colapsaron" en el seno del grupo. "Esa organización es una estafa, no tiene nada que ver con el islam", dijo el miliciano decepcionado, que afirma que el EI abandonó su cuartel general en la ciudad siria de Raqa y se internó en el desierto.

Sin embargo, algunos expertos tienen dudas sobre los documentos. Charlie Winter, un investigador sobre yihadismo de la universidad estadounidense Georgia State, dijo: "cuando he visto inconsistencias como estas en el pasado era en falsificaciones realmente groseras".

Así, el nombre árabe de "El Estado Islámico en Irak y Siria", el nombre anterior de EI, aparece escrito de dos maneras, incluyendo una que no era propia de la organización. Además, las fichas contienen un apartado con la fecha de "la muerte" de los militantes, en vez de "del martirio", más en línea con el lenguaje del EI.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP