Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajos en un gasoducto de la empresa pública energética rusa Gazprom en la localidad búlgara de Rasovo, el 31 de octubre de 2013

(afp_tickers)

La Comisión Europea expresó este lunes su satisfacción con la respuesta del gigante gasístico ruso Gazprom en la investigación abierta sobre sus prácticas en los países del Este europeo, aunque urgió a las "partes interesadas" a pronunciarse sobre sus compromisos antes de tomar una decisión final.

"Los compromisos de Gazprom permitirán la libre circulación de gas en Europa central y oriental a precios competitivos", indicó la comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager, quien emitirá su decisión definitiva tras estudiar las "observaciones recibidas".

El vicepresidente del grupo energético, Alexander Medvedev, deseó en un comunicado que la Comisión, "y en fin de cuentas los mercados", respondan "positivamente" a sus compromisos, que deberían "cerrar la investigación en un futuro próximo".

El ejecutivo comunitario reprocha a Gazprom el haber "construido obstáculos artificiales impidiendo el transporte del gas desde algunos países de Europa central y oriental hacia otros", y de haber aislado los diferentes mercados gasísticos nacionales para facturar precios considerados "injustos".

En concreto, estas prácticas de abuso de posición dominante afectaban a los ex países soviéticos y de la órbita de la URSS, como los bálticos Letonia, Estonia y Lituania, así como Polonia, República Checa, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria.

En su propuesta, Gazprom se compromete a suprimir "todos los obstáculos contractuales a la libre circulación del gas", a tomar medidas "concretas para permitir una mejor integración de estos mercados y cambiar sus cláusulas para garantizar precios competitivos.

Tras varios meses de investigación, Bruselas pasó al ataque en abril de 2015 presentando sus quejas a Gazprom, con cuyos representantes se reunió en octubre. El gigante ruso, controlado en su mayoría por Moscú, espera alcanzar un acuerdo amistoso con Bruselas.

Si el ejecutivo europeo considera adaptados los compromisos, estos podrían volverse jurídicamente vinculantes y Gazprom no sería sancionado con una multa. La posibilidad de una sanción seguiría sin embargo presente, ya que Bruselas podría imponerle una multa de hasta el 10% de su volumen de negocios mundial si no respeta sus promesas.

"No es el final de la historia, pero es un momento prometedor", estimó Vestager, para quien "se trata de hacer respetar la ley para que el mercado funcione, independientemente de la bandera, el propietario o el tamaño de la empresa".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP