Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un globo de Ronald McDonald flota durante el desfile del día de Acción de Gracias de Macy's, el 26 de noviembre de 2015 en Nueva York

(afp_tickers)

La Comisión Europea anunció este jueves el inicio de una "investigación formal" por el régimen fiscal otorgado por Luxemburgo al gigante estadounidense de la comida rápida McDonald's.

La investigación contra esta empresa se suma a las abiertas contra Amazon, Apple, Starbucks o Fiat después de las revelaciones de hace un año conocidas como el caso LuxLeaks.

Estas revelaciones de un grupo de periodistas de investigación expuso los acuerdos que pasan las multinacionales con las administraciones fiscales de diferentes países, que no son ilegales, para pagar la menor cantidad posible de impuestos sobre las ganancias.

En el caso de McDonald's, la asociación británica 'War on Want', que recibió el apoyo de tres sindicatos estadounidenses y europeos, presentó una demanda ante la Comisión Europea, afirmando que el grupo estadounidense habría montado una estrategia de planificación fiscal que le habría permitido disminuir su exposición fiscal en Europa "1.000 millones de euros entre 2009 y 2013".

Bruselas lanzó una investigación preliminar que desembocó en el anuncio de este jueves. La Comisión busca evaluar si las autoridades luxemburguesas "derogaron de manera selectiva" la legislación fiscal del Gran Ducado otorgando así "un trato fiscal favorable" contrario a la legislación europea que permite a la compañía "no pagar casi ningún impuesto a las ganancias, ni en Luxemburgo ni en Estados Unidos".

La Comisión puso el foco en dos "ruling" fiscales, o decisiones fiscales anticipadas -un mecanismo legal que permite a empresas multinacionales reducir la imposición a sus ingresos mediante acuerdos con la administración fiscal de un país-, que otorgaron las autoridades de Luxemburgo en 2009.

En el punto de mira está el trato acordado a McDonald's por Luxemburgo a partir de 2009 por las actividades de las franquicias de la empresa en Europa y en Rusia y el respeto de los acuerdos sobre doble imposición entre Luxemburgo y Estados Unidos.

Un acuerdo fiscal "que acepta que McDonald's no pague impuestos ni en Luxemburgo ni en Estados Unidos (...) debe analizarse de manera minuciosa a la luz de las reglas en materia de ayudas de Estado", dijo la comisaria de Competencia europea, Margrethe Vestager, citada en un comunicado.

"Las convenciones en materia de doble imposición (...) tienen por objeto evitar los casos de doble imposición y no justificar" que no se paguen impuestos en ninguno de los dos lados, señaló Vestager, que lanzó una campaña contra las multinacionales que utilizan el mecanismo legal para evadir impuestos.

En un comunicado, el gobierno luxemburgués señaló que cooperaría con la Comisión en la investigación, pero consideró que "no se garantizó ningún trato especial o acordó ninguna ventaja selectiva a McDonald's".

La compañía estadounidense indicó también que cooperaría y aseguró que "la investigación se resolverá de manera favorable". Una portavoz del grupo indicó que "McDonald's respeta todas las legislaciones en Europa y paga un monto significativo de impuestos a las empresas".

"En realidad, entre 2010 y 2014, las empresas de McDonald's pagaron más de 2.100 millones de dólares, con una tasa de imposición media de casi el 27%", agregó.

Si la Comisión concluye que la empresa se benefició ilegalmente de ventajas fiscales, le podría exigir que regularice su situación impositiva.

En octubre la Comisión ordenó a Starbucks y a Fiat devolver unos 30 millones de euros por impuestos, en casos similares de ventajas fiscales otorgadas por Holanda a la cadena de cafeterías estadounidense y que Luxemburgo otorgó por su parte a Fiat. A principios de 2016 se esperan las decisiones sobre la investigación por ventajas fiscales otorgadas por Irlanda a Apple y por Luxemburgo a Amazon.

AFP