AFP internacional

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, habla con los periodistas sobre el futuro de la defensa en la Unión Europea, el 7 de junio de 2017 en Bruselas

(afp_tickers)

La Comisión Europea propuso este miércoles un fondo común para investigación y desarrollo militar, con el que busca movilizar más de 5.000 millones de euros después de 2020, en un contexto de preocupación sobre el apoyo de su principal aliado transatlántico, Estados Unidos.

"Aquí hay una cuestión política y militar. Desde el punto de vista político, lo que podemos hacer es instar a nuestros amigos estadounidenses a que mantengan el compromiso en la escena global", dijo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, durante la presentación del fondo.

Reforzar la seguridad y la defensa es una de las prioridades de la Unión Europea (UE), enfrentada a una serie de atentados yihadistas en su territorio y a la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial, para el futuro de un bloque sin Reino Unido.

Europa debe tomar su destino "en sus propias manos", había urgido a finales de mayo la jefa del Gobierno alemán, Angela Merkel. Y el momento para trabajar por una "autonomía estratégica" en defensa, en palabras del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, parece el propicio.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien urge a sus aliados de la OTAN a gastar más en defensa, se negó a confirmar en público el compromiso de Washington con la defensa mutua de la Alianza, en una cumbre el mes pasado.

Sin embargo, uno de los países más reticentes a una mayor cooperación militar, Reino Unido, ya inició su proceso de salida, que podría concretizarse en marzo de 2019 y que según diplomáticos europeos podría facilitar estos proyectos.

- Cuestión militar

Los planes presentados este miércoles por el ejecutivo comunitario pasan por la creación de un Fondo Europeo de Defensa, que busca impulsar las capacidades militares de la UE a través de la investigación colaborativa y el desarrollo y adquisición conjuntos de tecnología y equipos.

El objetivo es movilizar a partir de 2021 unos 5.000 millones de euros anuales, una quinta parte aportada directamente por el presupuesto de la UE, para que sus miembros puedan invertir conjuntamente en el desarrollo de drones o en la compra al por mayor de helicópteros, por ejemplo.

Bruselas financiará también desde este mismo año proyectos de investigación colaborativa, como en electrónica, metamateriales o robótica, por un monto total de 25 millones de euros, que espera que alcance los 500 millones de euros anuales después de 2020.

"La ineficacia y fragmentación nos cuesta caro", tuiteó Jean-Claude Juncker. Según el ejecutivo comunitario, la adquisición conjunta podría representar "un ahorro de hasta el 30% del gasto anual en defensa".

La UE tiene previsto además poner en marcha el jueves un cuartel general en Bruselas para coordinar sus misiones de formación y entrenamiento de tropas locales en Malí, Somalia y República Centroafricana, cuyo lanzamiento retrasó en mayo Reino Unido, anunció Mogherini.

"No se trata de sustituir ni a la Alianza ni a Estados Unidos", precisó la jefa de la diplomacia europea, máxime cuando algunos de los países del bloque, especialmente de la exórbita soviética, ven en el paraguas de la OTAN una seguridad frente a una amenazante Rusia.

- Cuestión política -

El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, celebró en su cuenta de Twitter la creación del fondo, que a su juicio es "una oportunidad para mejorar aún más la cooperación UE-OTAN", en un contexto de relaciones tensas en el seno de la Alianza.

Trump, cuyo país invirtió en gasto militar en 2016 alrededor de 600.000 millones de euros, según la OTAN, criticó a sus socios transatlánticos por no gastar lo suficiente. Reino Unido fue el que más presupuesto destinó a defensa, unos 48.000 millones de euros.

Además del proyecto del fondo, que deberá contar ahora con la aprobación de los países del bloque, la Comisión presentó este miércoles varios escenarios sobre el futuro de la defensa y seguridad en una UE a 27, sobre el que deberán pronunciarse las capitales.

La opción más conservadora pasa por dejar a los países del bloque la capacidad de decidir sobre "la necesidad de cooperar" en este campo "con carácter voluntario y caso por caso", explica el Ejecutivo. "La cooperación UE-OTAN conservaría el formato y estructura actuales", agrega.

El escenario "más ambicioso" prevé una "defensa común", que permitiría a la UE llevar a cabo operaciones "de alto nivel", sustentadas por una mayor integración de las fuerzas de defensa" de sus miembros. "La protección de Europa se convertiría en una responsabilidad de refuerzo mutuo entre la UE y la OTAN", explica.

AFP

 AFP internacional