Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El comisario Pierre Moscovici habla durante la comparecencia ante los medios para presentar las previsiones económicas, este jueves 11 de mayo en Bruselas

(afp_tickers)

La Comisión Europea aumentó este jueves ligeramente sus previsiones de crecimiento de la zona euro para 2017 pese a la "elevada incertidumbre", en un contexto de recuperación económica tras años de crisis pero de alcance "desigual" entre países.

La expansión en los 19 países del euro será del 1,7% en 2017, según las previsiones de primavera del Ejecutivo comunitario, que mantiene sin cambios el crecimiento de 2018 en el 1,8%. La cifra de 2016 aumenta un 0,1%, hasta el 1,8%.

"Por primera vez, prevemos que todos los países de la UE sin la menor excepción registrarán un crecimiento tanto este año 2017 como en 2018", indicó en rueda de prensa el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

Sin embargo, la incertidumbre sigue pesando sobre la economía europea, a causa de "la política económica y comercial estadounidense", las "tensiones geopolíticas", "el programa de ajuste económico de China" o el estado del sector bancario en Europa, detalla Bruselas.

Las negociaciones de divorcio con Reino Unido son otro de los riesgos señalados por el ejecutivo comunitario, semanas antes del inicio de las complejas conversaciones formales sobre la salida del primer país de la UE en marzo de 2019.

Y, en este contexto, "Reino Unido resistió bien a las incertidumbres de 2016", según Moscovici. La economía británica, que no pertenece a la zona euro, registrará una expansión del 1,8% en 2017 y del 1,3% un año después, indicó la Comisión, que eleva en un 0,3% y en un 0,1% sus anteriores previsiones de febrero.

- Situación 'desigual' -

Cuando la recuperación económica empieza a reforzarse en la zona euro tras el crash financiero mundial de 2008 y la posterior crisis de la deuda, esta no alcanza a todos los países del euro, donde "en términos de empleo e inversiones" continúa siendo "desigual", para el comisario europeo de Finanzas.

"Las economías que han llevado a cabo reformas estructurales más ambiciosas han obtenido mejores resultados", indicó por su parte el vicepresidente para el Euro de la Comisión, Valdis Dombrovskis, quien urgió a reformar el mercado de trabajo y los sistemas de protección social para "restablecer el equilibrio".

España lidera el crecimiento entre las cuatro principales economías de la zona euro con un 2,8% en 2017 (un aumento de medio punto respecto a las últimas previsiones) y un 2,4% (+0,3) en 2018, seguida de Alemania con un 1,6% y un 1,9% (+0,1), respectivamente.

Sin embargo, la herencia de la crisis continúa reflejándose en la tasa de desempleo española, que, después de rozar el 27% a principios de 2013, podría situarse en el 17,6% en 2017 y el 15,9% un año después, lejos de la media de la zona euro del 9,4% y 8,9% en ese mismo período.

Las previsiones del ejecutivo comunitario señalan que España habría cumplido en 2016 con su objetivo de déficit con un 4,5% frente al 4,6% acordado con Bruselas y pasaría por debajo del límite del 3% marcado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en 2018 (2,6%), cuando podría salir del procedimiento por déficit excesivo.

Francia, el crecimiento de cuya economía se mantendría en el 1,4% para 2017 y el 1,7% un año después, representa el otro país que violaría el límite del Pacto con un 3% y un 3,2% en ese mismo período. Aunque Bruselas elevó esta previsión, Moscovici aseguró que no representa una "presión" al nuevo presidente francés Emmanuel Macron.

- 'Avatares' en Grecia -

Las previsiones de primavera representaron un varapalo para Grecia, cuya economía crecerá en 2017 un 2,1% en 2017 y un 2,5% en 2018, según la Comisión Europea que redujo en 0,6% sus proyecciones para este país inmerso desde 2010 en una serie de programas de rescate a cambio de duras reformas.

El ejecutivo comunitario justifica esta reducción en los malos resultados económicos de Grecia en el cuarto trimestre de 2016 y la incertidumbre que pesa sobre el programa de rescate heleno.

Atenas espera el desbloqueo de un nuevo tramo de ayuda, pero para ello sus acreedores -los países europeos y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- deben ponerse de acuerdo sobre la elevada deuda helena, que alcanzó el 179% del PIB en 2016.

"El crecimiento de Grecia está vinculado a los avatares, a los avances y retrasos en las discusiones sobre el programa" de ayuda, resumió Moscovici, para quien hay que "concluir" las negociaciones para obtener un crecimiento "realmente fuerte".

Respecto a la UE en su conjunto, Bruselas aumenta una décima su previsión para 2017 al 1,9%, la misma expansión que registrarían los 28 un año después.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP