Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, habla en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo, Francia, el 5 de julio de 2016

(afp_tickers)

La Comisión Europea pidió este martes que los Parlamentos nacionales de los 28 miembros de la UE ratifiquen rápidamente el amplio acuerdo comercial sellado en 2014 con Canadá, modelo para las negociaciones en curso con Estados Unidos.

"El acuerdo comercial entre la UE y Canadá es el mejor acuerdo alcanzado y quiero que entre en vigor lo antes posible", señaló el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, en un comunicado.

"Esperamos que la propuesta de que sea un acuerdo 'mixto' [en la jerga comunitaria significa que necesita la ratificación de los Parlamentos nacionales] nos permita avanzar rápidamente y que sea implementado provisionalmente una vez que los Estados miembros lo acepten", dijo por su parte la comisaria de Comercio, Cecilia Malmstrom.

Para evitar un largo e incierto proceso de ratificación, que puede llevar años, el Ejecutivo comunitario defendía una ratificación únicamente por la Comisión Europea.

Pero casi dos semanas después del voto sobre el Brexit, Bruselas decidió finalmente seguir las reclamaciones de Francia y Alemania, que presionaron por una ratificación parlamentaria en cada país del bloque.

"Es justo que los parlamentos nacionales se vean implicados en el proceso de ratificación", dijo el vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, tras el anunció de la decisión.

La Comisión Europea y los Estados miembros de la UE tienen por objetivo firmar este acuerdo a finales de octubre en una cumbre en Bruselas con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Luego podrá empezar el proceso de ratificación nacional, lo que implicaría que unos 40 parlamentos nacionales y regionales se pronuncien.

El acuerdo, que según la Comisión abre los respectivos mercados en un 99%, podría comenzar a implementarse provisionalmente a partir de 2017.

Los 28 países de la UE deben aún pronunciarse sobre esta propuesta de la Comisión, así como el Parlamento Europeo.

"La Comisión presiona por una rápida implementación del CETA [EU-Canada Comprehensive Economic and Trade Agreement, Acuerdo económico y comercial global] antes de que los Parlamentos nacionales se pronuncien", lamentó Greenpeace en un comunicado.

Esto "incrementará la desconfianza en la política y amenaza la democracia y la protección del medio ambiente", advirtió.

El acuerdo CETA es presentado por la Comisión como un modelo de acuerdo comercial a repetir con otros países y regiones. Bruselas lo utiliza como base para la actual negociación que mantiene la UE con Estados Unidos, objeto de numerosas críticas.

El lunes, el secretario de Comercio francés, Matthias Fekl, advirtió de que sería "imposible" para la UE y EEUU concluir las negociaciones para finales de 2016.

Fekl dijo que era "totalmente fuera de lugar lo que estaba sucediendo en Europa, en donde hay preocupación sobre la forma en que este tipo de acuerdos se negocian".

"El riesgo es que los Estados miembros modulan el debate confundiendo el contenido del acuerdo con un malestar general y una antiglobalización" en sus países, criticó Malmstrom en una rueda de prensa.

"En vez de responder a las preguntas y preocupaciones de los ciudadanos, [los Gobiernos] utilizan al CETA y al TTIP [el acuerdo negociado con Estados Unidos] para alentar este sentimiento sin mostrar un liderazgo adecuado", criticó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP