Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de EEUU, Donald Trump, en la base aérea de Andrews, en Maryland, el 22 de julio de 2017

(afp_tickers)

Bruselas advirtió este miércoles a Washington de que las nuevas sanciones estadounidenses contra Rusia, que todavía debe votar el Senado, pueden castigar a las empresas energéticas europeas y dividir a Occidente, por lo que prometió no quedarse de brazos cruzados.

"La Comisión [Europea] concluyó hoy que si nuestras preocupaciones no se tienen suficientemente en cuenta, estamos preparados para actuar de manera adecuada en cuestión de días", advirtió su presidente, Jean-Claude Juncker, tras una reunión del Ejecutivo comunitario.

La reacción de los europeos, preocupados por el impacto de las sanciones en su suministro energético, contrasta con la respuesta de Moscú, que intentó calmar el juego llamando a esperar a que este "proyecto" se convierta en "ley" antes de decidir cualquier respuesta.

Tras su adopción por casi unanimidad en la Cámara de Representantes, este texto, que otorga al presidente de EEUU, Donald Trump, el poder de sancionar a las empresas que trabajan en los oleoductos procedentes de Rusia, debe pasar ahora el trámite del Senado.

- "Independencia energética" -

La UE teme que esas sanciones a empresas, entre ellas limitar su acceso a bancos estadounidenses o su exclusión de los mercados públicos de la primera economía mundial, pueda afectar a las compañías europeas.

De manera más global, la decisión de los parlamentarios estadounidenses podría afectar a la "independencia energética de la UE", subrayó la Comisión Europea, que hizo de garantizar el abastecimiento en este sector una de sus prioridades.

Las sanciones estadounidenses tendrán una consecuencia "ilícita" ya que podrían afectar a las empresas europeas, indicó el Ministerio de Exteriores de Francia, mientras que Alemania intentó relativizar, apuntando a la mejora en la versión adoptada del texto.

El portavoz de la cancillería alemana, Martin Schäfer, destacó que varios puntos del documento señalan que Trump debe consultar con sus socios europeos, especialmente sobre la cuestión del abastecimiento energético ruso a Europa.

- "Ping-pong" -

Washington y Bruselas contaban en el pasado con una línea roja, subrayando que ninguna sanción afectaría el aprovisionamiento energético de Europa y, en una aparente concesión, la cámara baja modificó un artículo para circunscribir el ámbito de las sanciones a los oleoductos con origen en Rusia.

Esta precisión dejaría fuera de las sanciones al oleoducto que une Kazajistán con Europa, a través de territorio ruso, pero podría afectar al proyecto de gasoducto Nord Stream 2, entre Rusia y Alemania, a través del mar Báltico.

"Las sanciones no deben usarse como un elemento para promover sus propios intereses económicos, por ejemplo, vender gas licuado estadounidense", subrayó el presidente ejecutivo de Wintershall, Mario Mehren, para quien las empresas son una "pelota de 'ping-pong' en este juego".

La alemana Wintershall es una de las empresas que trabajan en el proyecto Nord Stream 2 junto a otras compañías como Engie (Francia), Uniper (Alemania), OMV (Austria) o Shell (Reino Unido-Holanda).

- "Consecuencias políticas negativas" -

La votación de la Cámara de Representantes supone un punto de ruptura en la concertación de sanciones a ambos lados del Atlántico contra Rusia, desde que se anexionara en 2014 la entonces península ucraniana de Crimea, por lo que Bruselas advirtió de "posibles consecuencias políticas negativas".

Y llega un día después de que Trump, que mantiene sus diferencias con la UE en asuntos como el cambio climático, criticara la "proteccionista" política de Bruselas con Washington al anunciar que trabajaba en un acuerdo con Reino Unido tras su marcha del bloque.

Además de contra Rusia, el proyecto de ley aprobado por la Cámara Baja del Congreso prevé también nuevas sanciones contra Irán, especialmente contra los Guardianes de la Revolución, acusados de apoyar el terrorismo, y contra Corea del Norte por sus pruebas nucleares.

Irán califico de "medida hostil" estas sanciones que, a juicio del ministro adjunto de Relaciones exteriores iraní, Abbas Araghchi, pueden influenciar negativamente en la aplicación del acuerdo histórico sobre el programa nuclear iraní cerrado en julio de 2015.

El proyecto de ley, que llega tras una campaña de pirateo y desinformación atribuida a Rusia durante la elección presidencial estadounidense de 2016, también prevé un punto inédito que molesta particularmente a la Casa Blanca.

Los parlamentarios podrán impedir que el presidente, quien ha dicho que se lleva "muy, muy bien" con el líder ruso, Vladimir Putin, eventualmente suspenda las sanciones contra Moscú.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP