Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, habla en una rueda de prensa en Bruselas, el 27 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

La Comisión Europea se fijó este miércoles el objetivo de acoger al menos 50.000 refugiados en el plazo de dos años directamente desde África, Oriente Medio y Turquía, prometiendo a los países del bloque un incentivo de 10.000 euros por cada solicitante de asilo acogido.

"Las personas que necesitan realmente protección no tienen que arriesgar sus vidas, no tienen que depender de los traficantes de migrantes", indicó el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, quien propuso la creación de "50.000 plazas más de reasentamiento".

Para llevar a cabo estos reasentamientos durante los próximos dos años, Bruselas plantea destinar 500 millones de euros de apoyo a los esfuerzos de sus países miembros, es decir unos 10.000 euros por persona, máxime cuando este programa se articula sobre una base voluntaria.

Aunque estos reasentamientos también están abiertos a los refugiados presentes en Turquía y Oriente Medio, la Comisión urge a centrarse en la acogida de "personas vulnerables del Norte y el Cuerno de África y, en particular, de Libia, Egipto, Níger, Sudán, Chad y Etiopía".

En los dos últimos años, los países del bloque acogieron a unos 23.000 refugiados presentes en terceros países, en gran parte desde Turquía y Oriente Medio. Y, por el momento, sólo 11 países respondieron al llamado de julio de Bruselas, comprometiendo 14.000 plazas, precisó la Comisión.

- Ser 'más eficaces' -

Cuando el Ejecutivo comunitario se encuentra en plena reforma de su política migratoria conocida como reglamento de Dublín, Bruselas llamó a las capitales a ser "más eficaces" respecto a la expulsión, a sus países de origen, de los migrantes que no pueden optar al asilo en Europa.

Según la Comisión, su número podría alcanzar los 1,5 millones de personas "en un futuro próximo" y, según las últimas estadísticas oficiales, sólo el 36% de los migrantes son devueltos a sus países tras decretarse su expulsión. Por ello, Bruselas propone reforzar la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas.

Las nuevas propuestas se dieron a conocer justo cuando llegó a su fin otro plan de reparto entre los países del bloque de solicitantes de asilo, en concreto de los llegados a Italia y Grecia durante la crisis migratoria, y que ha permitido reubicar a unas 29.000 personas en dos años.

En el marco de este plan basado en cuotas por países de la UE, que generó un duro rechazo en países de la ex órbita soviética como Polonia y Hungría, todavía quedan unos 8.000 solicitantes de asilo por trasladar, elevando el total a 37.000 y lejos del objetivo inicial de 160.000 personas, según la Comisión.

- Conjugar 'seguridad' y 'libre circulación' -

Los 28 adoptaron este plan, que debía encarnar la solidaridad europea, en septiembre de 2015 en plena crisis migratoria, cuando cientos miles de personas llegaron a las costas griegas e italianas antes de continuar por tierra su ruta hacia el norte y centro de Europa.

Aunque esta crisis provocó entonces la solidaridad de los ciudadanos europeos, varios países decidieron reintroducir controles en sus fronteras a finales de 2015 ante la llegada en gran número de migrantes, pese a formar parte del espacio de libre circulación europea Schengen.

Estos controles -introducidos por países de la UE como Austria, Alemania, Dinamarca y Suecia, así como de fuera del bloque como Noruega- expirarán el próximo 11 de noviembre, once días después de que lo hagan los controles introducidos por Francia tras los atentados de París (130 muertos) en noviembre de 2015.

Las actuales reglas limitan a seis meses la reintroducción de los controles fronterizos en caso de "amenaza grave" y a dos años excepcionalmente en caso de caos en las fronteras exteriores, si bien Bruselas propuso este miércoles enmendar el código de Schengen para permitirlos durante 3 años, en caso de amenaza a la seguridad.

"Debemos hacer todo lo posible por preservar el delicado equilibrio entre la libre circulación y la movilidad, por una parte, y la seguridad, por otra", indicó el comisario europeo de Asuntos de Interior, Dimitris Avramopoulos, quien advirtió que esta debería ser una "medida excepcional".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP