Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una moneda acuñada para conmemorar la presidencia rotativa de Bulgaria en la Unión Europea, fotografiada en Sofía el 29 de diciembre de 2017

(afp_tickers)

Bulgaria, que acaba de asumir la presidencia pro témpore de la Unión Europea (UE), anunció este jueves su intención de lanzar en el primer semestre de 2018 el procedimiento para sumarse a largo plazo a la eurozona.

"Presentaremos nuestra candidatura probablemente durante el primer semestre ante el Banco Central Europeo (BCE)", declaró el ministro de Finanzas, Vladislav Goranov, durante una rueda de prensa en Sofía con motivo del lanzamiento oficial de la presidencia.

Este país de la exórbita soviética, miembro de la UE desde 2007, debe en un primer momento conseguir integrar el mecanismo europeo de tipos de cambio ERM2, antes de la adopción de la moneda única compartida actualmente por 19 países del bloque.

Este sistema ERM2 prevé que la evolución de los tipos de la moneda nacional de un país candidato se mantengan en una horquilla de más o menos el 15% durante los dos años anteriores a la adopción del euro.

El país menos rico de la UE aplica desde hace veinte años un régimen de austeridad y su moneda actual, el lev, cuenta con una tasa de cambio fija con respecto al euro, tras hacerlo con el marco alemán antes de su desaparición.

Este sistema le permite mantener índices macroeconómicos estables, entre ellos una deuda pública (26,8% del PIB) de las más bajas de Europa. Su déficit presupuestario es del 0% y la inflación se sitúa en el 1,3%.

"Bulgaria tiene una divisa estable, un crecimiento del 4%, una baja tasa de desempleo. Estamos listos para entrar en la antesala del euro", apuntó por su parte el primer ministro, Boiko Borisov, durante la misma rueda de prensa.

Una adhesión a la eurozona permitiría reducir "los riesgos para Europa", ya que Bulgaria podría "converger más rápidamente" con sus socios europeos y "reduciría la presión migratoria" hacia Europa occidental, apuntó Goranov.

Bruselas vigila en cambio de cerca a Bulgaria, al igual que a Rumanía, sobre los progresos de su justicia en la lucha contra la corrupción, que considera insuficientes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP