Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un clérigo armenio, presente durante el debate en el Bundestag alemán, en Berlín, sobre el genocidio de su pueblo, el 2 de junio de 2016

(afp_tickers)

Turquía reaccionó con furor este jueves y llamó a su embajador en Berlín tras la votación en el Bundestag alemán de una resolución que reconoce el genocidio armenio.

En plena crisis migratoria en Europa, en la que Turquía tiene un papel determinante, la votación del parlamento alemán complica las ya tensas relaciones entre Ankara y Berlín.

Fue Alemania la principal impulsora de un polémico acuerdo de la Unión Europea con Ankara para reducir drásticamente la llegada de inmigrantes, un pacto para el que Turquía pide importantes contrapartidas.

Ankara amenaza con no aplicar el acuerdo si no consigue la exención de visados para los ciudadanos turcos que quieran viajar al espacio europeo de libre circulación conocido como Schengen.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, expresó este jueves el deseo de que Turquía no reaccione de manera de "excesiva" al reconocimiento del genocidio armenio por los diputados alemanes.

"Esta es una decisión con toda independencia del Bundestag alemán. Como se esperaba, Turquía reaccionó al respecto y espero que lograremos en los próximos días y semanas evitar que no haya reacciones excesivas", afirmó, según un comunicado, durante un viaje a Argentina.

Pero en Estambul gran cantidad de manifestantes, muchos de ellos con vestimentas tradicionales otomanas, se congregaron frente al consulado alemán, con pancartas en las que se podía leer "Genocidio armenio, la mayor mentira del siglo"

"Esta resolución afectará seriamente a las relaciones turcoalemanas", advirtió el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ante la prensa en Kenia, donde se encuentra de visita, añadiendo que a su vuelta a Turquía se adoptará una decisión sobre el "procedimiento" a llevar a cabo en respuesta al voto de los diputados alemanes.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, anunció que había llamado "a consultas al embajador de Turquía en Alemania" y el portavoz del gobierno calificó de "error histórico" este voto de la cámara baja del parlamento germano.

La canciller alemana, Angela Merkel, destacó poco después de la votación que su gobierno quería favorecer "el diálogo entre Armenia y Turquía" y que los tres millones de personas de origen turco que viven en Alemania "son y seguirán siendo una parte del país".

Esta resolución sin embargo no involucra al gobierno de Merkel.

- Amenazas de muerte -

El Bundestag adoptó la resolución titulada "Recuerdo y conmemoración del genocidio de los armenios y de otras minorías cristianas hace 101 años" casi por unanimidad de los diputados presentes (un voto en contra y una abstención).

Inmediatamente después, Armenia elogió el "aporte notable de Alemania en el reconocimiento y en la condena internacional del genocidio armenio".

En el inicio de los debates, Norbert Lammert, el presidente del Bundestag, destacó que esta asamblea no era ni "un tribunal" ni "una comisión de historiadores" pero que servía para que los diputados alemanes asumieran "sus responsabilidades" respecto a esta resolución.

Lambert lamentó las "numerosas amenazas, incluso de muerte" contra algunos diputados, sobre todo los de origen turco. Estas amenazas son "inaceptables" y "no nos dejaremos intimidar", agregó.

La mayoría de oradores destacaron que esta resolución no era contra las autoridades turcas actuales sino contra el gobierno de la época, responsable de las matanzas de 1915.

Merkel, por su parte, no participó en el voto por razones de agenda pero apoyó la resolución el martes durante un ensayo de la votación, dentro del grupo parlamentario conservador.

El jefe del grupo parlamentario de la CDU, Volker Kauder, aseguró al contrario que no se trataba de "sentar [a Turquía] en el banco de los acusados" sino de favorecer la reconciliación "diciendo las cosas por su nombre", en declaraciones el jueves en la televisión pública ARD.

- 1,5 millones de muertos -

La resolución del Bundestag es una nueva etapa en el reconocimiento oficial de Alemania del genocidio.

Los armenios consideran que 1,5 millones de los suyos fueron asesinados de manera sistemática al final del Imperio otomano, en 1915.

Muchos historiadores y más de 20 países, entre ellos Francia, Italia y Rusia, han reconocido el genocidio de los armenios.

Turquía afirma por su parte que se trató de una guerra civil, a la que se añadió la hambruna, en la que murieron entre 300.000 y 500.000 armenios y otros tantos turcos cuando las fuerzas otomanas y Rusia se disputaban el control de Anatolia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP