Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Tres imágenes de diferentes momentos de la vida del venezolano Ilich Ramírez Sánchez, conocido como Carlos 'El Chacal', tomadas a principios de los años 70, en 2001 y en 2013, respectivamente y de izquierda a derecha

(afp_tickers)

El venezolano Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos "El Chacal", figura del terrorismo internacional de los años 1970 y 1980, fue condenado este martes a cadena perpetua por un atentado cometido en París hace más de 40 años.

Es la pena máxima que prevé la ley francesa y corresponde a la solicitud de la fiscalía, que consideró que "todos los elementos reunidos durante la investigación convergen hacia él".

Carlos, quien reivindica haber matado con su organización a 1.500 personas, de las cuales 80 con sus propias manos, niega toda implicación en este atentado con granada cometido en pleno corazón de París, que se saldó con dos muertos y 34 heridos.

Encarcelado en Francia desde que fue capturado en 1994 durante una operación del espionaje francés en Sudán, este exactivista por la causa palestina purga ya dos condenas a perpetuidad por un triple homicidio en 1975 en París y por cuatro atentados cometidos también en Francia hace treinta años.

Para Georges Holleaux, abogado de 18 de las 30 partes civiles del juicio, entre ellas las viudas de los dos fallecidos, "las víctimas que luchan desde hace 40 años en medio de una soledad extrema obtuvieron justicia".

"Este veredicto es la prueba de que la impunidad no existe a partir del momento en que se lucha. Que lo sepan los autores de crímenes terroristas, las víctimas desde ahora no desistirán nunca", agregó el letrado.

La defensa, que estimó que no existe ninguna prueba de la culpabilidad de Carlos, anunció que recurrirá la sentencia.

"La verdad mediática que circula desde hace 43 años impregnó las mentes de los jueces" que "no se atrevieron a absolver a Carlos", apuntó Francis Vuillemin, que defiende a este excomunista desde hace 20 años.

- "Cerrar un capítulo" -

"Me he puesto a llorar al escuchar el veredicto", contó a la AFP María del Pilar Segui, una de las sobrevivientes del atentado, quien viajó desde su España natal para estar presente en el juicio y "cerrar un capítulo" de su vida.

Segui, quien logró intercambiar unas palabras con Ramírez Sánchez tras la condena a través de un cristal blindado, explicó que necesitaba decirle que su madre, quien estaba también en el Drugstore Publicis el 15 de septiembre de 1974 junto con sus dos hermanos, "jamás lo perdonará".

"Yo perdono la historia para entenderlo de alguna manera, pero no lo perdono a él personalmente", agregó esta valenciana con la voz entrecortada.

En su última declaración antes del veredicto, Carlos, que acostumbra pronunciar largos soliloquios de varias horas, sorprendió al tribunal con un monólogo de apenas treinta minutos en el que trató de desacreditar un proceso "irregular".

"Es absurdo celebrar un juicio 43 años después de los hechos", declaró "El Chacal", vestido con una elegante chaqueta negra, que ahora con 67 años luce el pelo completamente blanco.

Este juicio se abrió el 13 de marzo al término de una larga batalla legal de varias décadas.

El tribunal consideró en su sentencia que quedó acreditada una conexión entre Carlos, ese atentado y una toma de rehenes que comenzó dos días antes en la embajada francesa en La Haya en manos del Ejército Rojo japonés, un grupo armado japonés de extrema izquierda.

La fiscalía cree que Carlos cometió este atentado para doblegar al gobierno francés en plena negociación con los secuestradores de La Haya, que exigían la liberación de uno de sus miembros detenido en el aeropuerto parisino de Orly.

La acusación se basó también en los testimonios de antiguos compañeros de armas del venezolano y en el origen de la granada utilizada en el atentado. Esta última formaba parte del mismo lote que las usadas por los secuestradores de La Haya y que la descubierta en París en el domicilio de la amante de Carlos.

Los jueces basaron también su decisión en una entrevista publicada en 1979 en la que Carlos reivindicó el atentado "en términos suficientemente cercanos con la realidad para tener la convicción de que estas informaciones eran auténticas". Carlos afirma que nunca dio esa entrevista.

AFP