Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un combatiente sirio rebelde en el pueblo de Arbin en las afueras de Damasco el 26 de febrero de 2016

(afp_tickers)

La calma reinaba en las regiones de Siria controladas por los rebeldes y por el régimen, tras la entrada en vigor en la medianoche del sábado de un alto el fuego promovido por Washington y Moscú, y apoyado por Naciones Unidas.

A la medianoche en punto (22H00 GMT del viernes), se silenciaron las armas en los suburbios de la capital siria, Damasco, y en la norteña ciudad de Alepo, según corresponsales de la AFP. La gente velaba en las calles para aprovechar este momento excepcional de calma.

"Me siento más seguro, todo está muy tranquilo desde hace una hora. Quizás me acostaré tarde esta noche y deseo no despertarme mañana por el sonido de los aviones [militares]", afirmó a la AFP el joven Mohamad Nohad, que vive en el barrio rebelde Al Kalase de Alepo.

En Jobar, barrio periférico de Damasco, Abdel Rahman Isa, soldado de 24 años del ejército sirio y movilizado desde hace tres años, aprovechaba también la tregua.

"No puedo esconder que estoy feliz de que la guerra se detenga incluso durante algunos minutos. Si esto continúa, podremos regresar a casa", confesó a la AFP.

El emisario de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, informó de una investigación abierta sobre un "incidente" ocurrido poco después de la entrada en vigor de la tregua. Según él, inevitablemente se registrarán "incidentes", pero lo importante es contenerlos.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), la aviación rusa, aliada del presidente sirio Bashar al Asad, no efectuó ninguna salida a partir de medianoche en el norte de Latakia y la calma también reinaba en las provincias centrales de Homs y Hama.

Solo algunos enfrentamientos intermitentes enfrentaron a las fuerzas prorrégimen a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y el Frente al Nosra (rama siria de Al Qaida), precisó esta oenegé. Los yihadistas también combatieron contra las fuerzas kurdas en la provincia de Raqa (norte).

La tregua, apoyada por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, es la primera de este tipo en este conflicto que desde 2011 ha dejado más de 270.000 muertos y obligado a más de la mitad de la población a exiliarse.

El EI y el Frente al Nosra no están incluidos en el acuerdo de cese de las hostilidades.

- Negociaciones de paz -

El cese del fuego busca favorecer una solución política a la guerra y el enviado de la ONU para Siria anunció su intención de convocar para el 7 de marzo una nueva ronda de negociaciones de paz, "con la condición de que se respete globalmente el cese de las hostilidades".

El presidente sirio, Bashar al Asad, cerca de cien facciones rebeldes y las fuerzas kurdas anunciaron que respetarán el alto el fuego.

En cambio, tanto el régimen sirio como su aliado ruso, al igual que la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, podrán seguir atacando las posiciones del EI y del Frente al Nosra, que controlan más de la mitad del territorio.

El jefe del Frente Al Nosra, que selló alianzas con varias facciones rebeldes, urgió a todos los insurgentes a rechazar el alto el fuego e intensificar los ataques contra el régimen.

- La difícil situación de Daraya -

En las horas previas al alto el fuego, el régimen sirio y Rusia bombardearon violentamente las zonas rebeldes, con 180 ataques aéreos en la región de Damasco y en las provincias de Alepo, Homs y Hama, según el OSDH.

Una lluvia de bombas golpeó especialmente la Guta Oriental, cerca de Damasco, y su principal ciudad, Duma, donde perdieron la vida cinco civiles, entre ellos un padre y sus dos hijos, según el OSDH.

Intensos ataques aéreos también golpearon Jobar, un barrio periférico de Damasco donde Al Nosra es influyente.

La localidad de Daraya, cerca de Damasco, fue también blanco de bombardeos del régimen, pero a medianoche la calma se apoderó de la ciudad, precisó la oenegé.

Daraya es un ejemplo de las dificultades para aplicar la tregua. El régimen dice que el cese de las hostilidades no afecta a esta zona por albergar al Frente al Nosra, pero la oposición niega la presencia del grupo yihadista y promete responder a cualquier "agresión".

La aplicación del alto el fuego será "muy complicada", ya que "los territorios son muy mixtos" en muchas regiones, donde el Frente al Nosra y los rebeldes combaten conjuntamente contra el régimen, señaló el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP