Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro británico, David Cameron, tras la rueda de prensa convocada por sorpresa para hablar del referéndum de salida de la UE en Londres, el 7 de junio de 2016, tras conocerse que los partidarios del 'brexit' se adelantaban en los sondeos

(afp_tickers)

El primer ministro británico, David Cameron, reaccionó este martes al avance en los sondeos de los partidarios de salir de la Unión Europea acusándoles de mentir y recordándoles que los británicos no son desertores.

"No toméis vuestra decisión basándoos en informaciones falsas", pidió Cameron a los votantes en una conferencia de prensa convocada por sorpresa, al día siguiente de que los sondeos dieran ventaja a los partidarios del Brexit (51% a 49%) por primera vez en más de un mes.

El primer ministro conservador, enfrentado a varios miembros de su gobierno en la campaña, acusó a sus adversarios de ignorar la opinión de expertos y de organizaciones independientes que avisan que la salida tendría consecuencias nefastas para la economía británica.

En concreto, negó que Londres vaya a pagar una parte de la factura de la crisis de la Eurozona o que Bruselas vaya a exigirle aumentar su contribución.

"Por un lado tenemos a expertos creíbles avisando de los riesgos para la seguridad de nuestra economía, y por otro una serie de afirmaciones que resultan ser totalmente falsas. La campaña 'Leave' (salir) está recurriendo a absolutas mentiras para engañar a la gente y que den un paso al vacío".

"Es irresponsable. Es un error", sentenció.

Cameron respondió también a las preguntas del público en un programa televisivo de la cadena ITV, en el que participó también uno de los líderes de la campaña antieuropea, Nigel Farage.

Ambos no coincidieron en el plató ni debatieron, pero apelaron al corazón a la ahora de responder al público.

"Abandonar es desertar, y no creo que seamos desertores", dijo Cameron. "Lo correcto, lo británico, es luchar por la una Gran Bretaña dentro de la UE y no optar por la pequeña Inglaterra de Farage".

Cuando a Farage le recordaron las advertencias de varios líderes europeos sobre las consecuencias de una salida, incluidas las del presidente del gobierno español Mariano Rajoy, respondió: "somos mejores, no nos dejaremos intimidar".

El ascenso de los partidarios de Brexit coincide con el protagonismo de la inmigración en la campaña, un tema que centró muchas de las preguntas destinadas a Farage y Cameron.

- Los jóvenes, motivados para votar -

Los sondeos cifran a los indecisos en más del 10%, y la pelea por su voto el 23 de junio promete endurecerse.

Todos los analistas estiman que la lucha puede acabar siendo generacional, y que los jóvenes tendrán un papel clave en mantener al país en la Unión Europea siempre y cuando se molesten en votar.

Este martes era el último día para registrarse en el censo electoral y la Comisión Electoral reveló un aumento de la afluencia de jóvenes en los últimos días.

Unas 226.000 personas se registraron el lunes, y más de la mitad, 148.200, tenían menos de 34 años.

También hubo un aumento de los registros el viernes, coincidiendo con una campaña de Facebook para alentar al voto.

- La OMC se suma a las advertencias -

La salida del Reino Unido de la Unión Europea costaría cada año 5.600 millones de libras en aranceles a los exportadores británicos, dijo en Londres el director general de la OMC, Roberto Azevedo.

"Los exportadores británicos correrían el riesgo de pagar hasta 5.600 millones de libras (8.150 millones de dólares, 7.170 de euros) cada año en tasas a sus exportaciones", dijo Azevedo en un discurso en el World Trade Symposium de Londres.

Azevedo se sumó así las advertencias del FMI (Fondo Monetario Internacional) o la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) contrarias al Brexit.

El dirigente brasileño estimó que deshacer los lazos comerciales con la UE y aquellos países con los que el bloque europeo tiene acuerdos comerciales sería una tarea incierta y complicada que podría llevar años y años.

"Puedo afirmar que las negociaciones para ajustarse meramente a los términos existentes han tardado en completarse varios años, en ciertos casos hasta 10, o más. De todos modos, en lo que respecta al Reino Unido, es imposible decir cuánto tiempo llevaría", explicó.

"Lo único cierto sería la incertidumbre", sentenció Azevedo.

Los partidarios de la salida del Reino Unido minimizan el impacto económico de tal eventualidad y sostienen que el país tendría las manos libres para negociar rápidamente acuerdos comerciales que sustituirían a los arreglos existentes.

Boris Johnson, el exalcalde de Londres y figura de la campaña del Brexit, dijo en abril que el comercio británico "se incrementaría como resultado de librarse de tanta burocracia e interferencias políticas".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP