Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro británico David Cameron en rueda de prensa el 18 de febrero de 2015 en Bruselas

(afp_tickers)

El primer ministro británico, David Cameron, eliminó el riesgo de un motín en la campaña para el referéndum sobre la Unión Europea al anunciar este martes que sus ministros serán libres de defender la permanencia o la salida del bloque.

"Habrá una posición del gobierno pero los ministros tendrán la posibilidad de tomar una posición personal diferente" en la campaña para el referéndum, dijo Cameron.

El primer ministro precisó que tendrán esa libertad cuando se conozcan los resultados de la renegociación de los términos de la pertenencia británica en la UE que Cameron mantiene con sus socios europeos, en la cumbre europea de febrero.

"Mi intención es que a la conclusión de la renegociación, el gobierno llegue a una clara recomendación y que se lleve a cabo el referéndum", explicó.

"Forma parte de la naturaleza de un referéndum que sea la gente la que decide, no los políticos", argumentó.

De este modo, Cameron confirmó la noticia avanzada por la BBC sobre este referéndum del que van desvelándose detalles pero cuya fecha está por concretarse, aunque será antes de fines de 2017.

El primer ministro, movido principalmente por el descontento de parte del público con la inmigración procedente de otros países europeos, planteó cuatro demandas para que el gobierno defienda la permanencia en UE.

En primer lugar, Cameron quiere que se garanticen los derechos de los países de la UE que no usan el euro; segundo, que el Reino Unido quede fuera de los siguientes pasos para una mayor integración europea; tercero, potenciar la competitividad del mercado único y, cuarto, permitir a Londres poner límites a las ayudas sociales que da a los inmigrantes europeos, el punto más polémico porque vulnera aparentemente el principio de no discriminación.

- Un Partido Conservador dividido -

El resultado de las negociaciones se conocerá en la cumbre europea del 18 y 19 de febrero en Bruselas, pero Cameron dijo, recordando la cumbre europea de diciembre, que "existe un gran apoyo para que el Reino Unido se quede en la UE".

"Los líderes europeos empezaron sus declaraciones afirmando, no que el Reino Unido está mejor en Europa, sino que Europa está mejor con el Reino Unido en ella", narró.

"Todos querían alcanzar un acuerdo que solucione las inquietudes que hemos planteado", añadió.

"Hay una vía para un acuerdo", estimó Cameron, reiterando que no descarta "nada" si el resultado es insatisfactorio.

El Partido Conservador está profundamente dividido y el paso dado por Cameron desactiva la posibilidad de un motín. Además, obligará a todas las figuras conservadoras -como el alcalde de Londres, Boris Johnson, o el ministro de Finanzas, George Osborne- a posicionarse.

Así, el diputado conservador Steve Baker, contrario a seguir en la Unión Europea, dijo recientemente que la mitad de sus colegas "se inclinan fuertemente" hacia el abandono del bloque.

En el otro extremo, el que fue primer ministro John Major es partidario de seguir en la UE y había pedido a Cameron que no diera libertad a sus ministros.

Para los analistas políticos, el primer ministro no tenía más remedio.

"Imponer la responsabilidad colectiva a los ministros hubiera llevado al desastre, a una dimisión en masa que pocos gobiernos podrían sobrevivir", escribió en el diario The Guardian el comentarista político Matthew d'Ancona.

En cuanto a la gente, los sondeos muestran un empate entre las dos posiciones.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP