Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro británico, David Cameron, saliendo de su residencia oficial, en Downing Street, el 12 de noviembre de 2015 en Londres

(afp_tickers)

El primer ministro británico, David Cameron, cuyo gobierno impuso grandes recortes en los servicios públicos para tratar de equilibrar las cuentas, causó perplejidad al quejarse de los que afectaron a su circunscripción, en una carta difundida este jueves por medios británicos.

Cameron es diputado por Witney, una localidad del sur de Inglaterra, a una media hora de viaje de la ciudad universitaria de Oxford, y la tradición manda que el primer ministro no descuide los asuntos de su circunscripción.

Así, en una carta dirigida al líder del concejo de Oxfordshire, el también conservador Ian Hudspeth, del que depende Witney, expresó su decepción por los servicios que habían sufrido recortes.

"Me decepcionó la larga lista de sugerencias planteadas en la nota informativa para aplicar recortes significativos a servicios de primera necesidad, de centros de ancianos a bibliotecas y museos", escribió el 'premier' Cameron, en un intercambio de cartas publicado por el diario Oxford Mail. "En vez de eso, esperaba que Oxfordshire aplicaría las mejores prácticas de los concejos conservadores ahorrando en administración y protegiendo los servicios esenciales", añadió.

Cameron se refiere en su carta al "leve descenso" del dinero que Oxfordshire recibió del gobierno central. Hudspeth le recordó que la reducción fue de 37% en cinco años, y que se habían hecho ya todos los recortes posibles, en todos los servicios, antes de recortar en los más importantes. "No puedo aceptar su descripción de una reducción de la financiaciación de 72 millones de libras (100 millones de euros, 110 millones de dólares), o el 37%, como un 'leve descenso'", replicó el líder del concejo.

Replicando punto por punto a las quejas de Cameron, también le recordó que habían vendido todo edificio público que se podía vender y que habían suprimido todos los empleos posibles en la administración. "No en mi casa", tituló el diario The Independent para referirse a las quejas de Cameron. "Ahora ya sabemos porque Cameron puede dormir por las noches: dichosa ignorancia", escribió George Monbiot, columnista de The Guardian.

AFP