Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El obispo de Kalooka, Pablo Virgilio David, en una rueda de prensa en la sede de la Comisión de Derechos Humanos en manial, el 14 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

Las campanas de las iglesias filipinas sonaron al unísono este jueves de noche en una protesta del clero del archipiélago por la sangrienta "guerra contra la droga" del presidente, Rodrigo Duterte, y su "reino del terror".

Cuando fue elegido en 2016, Duterte prometió erradicar el tráfico de drogas haciendo abatir a decenas de miles de delincuentes.

La policía anunció haber matado a 3.800 toxicómanos o presuntos traficantes. Miles de personas han sido asesinadas en circunstancias inexplicadas.

La Iglesia había anunciado que las campanas sonarían simultáneamente en todo el país a las 20h00 locales (12h00 GMT) para homenajear a los difuntos y recordar a los vivos que este baño de sangre debe cesar. Esta manifestación sonora se repetirá cotidianamente durante cuarenta días.

"No se puede aceptar que la destrucción de vidas se convierta en algo normal. No se puede gobernar el país con matanzas", declaró la semana pasada el cardenal de Manila, Luis Antonio Tagle, en una carta pastoral en la que anunciaba esta iniciativa.

"En el interés de nuestros niños y los pobres, hay que detener los asesinatos sistemáticos y el reino del terror", imploró el prelado en otra carta dirigida al presidente de la Conferencia de obispos filipinos, el arzobispo Socrates Villegas.

Una vez en la presidencia, Duterte dijo que estaría "feliz de masacrar" a tres millones de toxicómanos, prometiendo a los policías implicados en estos asesinatos que no irían a prisión. Después, el Gobierno rechazó sistemáticamente las acusaciones de asesinatos por parte de la policía, alegando que los agentes actuaban en defensa propia.

En Filipinas, el 80% de la población es católica y la Iglesia juega un rol político importante. Fue clave en la revolución que en 1986 derrocó al dictador Ferdinand Marcos.

Los dignatarios religiosos explicaron que lo de hacer sonar las campanas era una costumbre de la Edad Media, cuando la Iglesia llamaba a sus fieles a integrarse en las Cruzadas para liberar los lugares santos.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP