Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Uno de los barrios calcinados en la ciudad canadiense de Fort McMurray, provincia de Alberta, en una imagen del 9 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Canadá comenzaba este martes a organizar la reanudación de la explotación de crudo y el regreso de los empleados a la región devastada por incendios de Fort McMurray, en tanto se iniciaban los trabajos para rehabilitar los servicios de agua y electricidad.

La primer ministra de la provincia de Alberta, en el oeste de Canadá, Rachel Notley, y los jefes de las compañías petroleras conversaron sobre las etapas y las medidas que se deben poner en marcha antes de reanudar la extracción de petróleo de las arenas de bituminosas de Athabasca, situadas al norte de Fort McMurray.

La explotación petrolera se reanudará "cuando sea absolutamente seguro hacerlo, tanto para el personal como para el medio ambiente", dijo Notley en la noche del martes.

Las compañías petroleras que detuvieron su producción en el norte de Fort McMurray debido a los incendios podrán reanudar su trabajo en "los próximos días o semanas", había anunciado antes la ministra.

Para que los sitios petroleros vuelvan a producir tienen que darse ciertas condiciones, añadió, como la seguridad del acceso a las rutas en el norte de Fort McMurray, la repatriación de miles de empleados y la reapertura de los alojamientos e instituciones de salud.

El primer paso es frenar los incendios, o mejor aún, delimitarlos para que no alcancen las instalaciones petroleras. Solo de esta forma los grupos petroleros podrán empezar a traer, a través de un puente aéreo, a sus empleados que habían sido evacuados la semana pasada cuando las llamas estaban demasiado cerca.

Notley quiere garantizar "la seguridad de los empleados con apoyo logístico" para su regreso. "Creemos estar preparados para avanzar de manera relativamente rápida", dijo.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que el lunes prometió brindar apoyo a la reconstrucción de Fort McMurray, anunció que el próximo viernes visitará la ciudad.

"Estoy feliz de contar que iré a Fort McMurray en persona el viernes", dijo a la Cámara de los Comunes.

Trudeau saludó también el trabajo de los bomberos. "Todos los canadienses agradecen a los valientes primeros participantes que estuvieron ahí para hacer un trabajo extraordinario en Fort McMurray".

Con equipos especializados, los bomberos despejaron amplios espacios de bosque y matorrales ubicados alrededor de los sitios incendiados para evitar que los vientos propaguen las llamas.

Si bien el fuego está controlado en la región cercana a Fort McMurray, continúa expandiéndose por los bosques del este y norte, por lo que es necesario aumentar el número de bomberos y los medios aéreos. La mitad de los bomberos de la provincia de Alberta trabaja para contener el fuego en la región de Fort McMurray.

Matthew Andersson, portavoz de los servicios de incendio, dijo a la cadena CBC que se estima que los incendios que afectaron a la región en los últimos 12 días consumieron 2.229 km2.

La línea de fuego se acerca a unos 30 km de la frontera de con la provincia de Saskatchewan. El avance es más lento debido a un clima más húmedo y vientos más débiles.

- Preparando el retorno -

Los gigantescos incendios requirieron la evacuación preventiva de unas 100.000 personas, cuyo retorno, según los bomberos, no se prevé antes de al menos dos semanas dado que antes hay que prever trabajos en las infraestructuras.

Una epidemia de gastroenteritis se declaró en uno de los principales centros de acogida para los evacuados, ubicados en distintas partes de Alberta.

De 105 casos registrados en la zona, 75 provienen del centro más grande, en Edmonton, la capital de la provincia, dijo en un conferencia de prensa Chris Sikora, un funcionario de Salud de la provincia.

En Fort McMurray, la compañía eléctrica Atco, con más de 250 empleados, comenzó a reactivar las líneas cambiando los postes de madera que se quemaron en varios sectores de la ciudad.

Al norte de Fort McMurray, cuando los incendios ya estén controlados, la industria reabrirá los oleoductos antes de iniciar progresivamente su producción, lo que puede demorar varios días.

El domingo, la petrolera Suncor, la principal del sector en Canadá, anunció el desplazamiento por razones de seguridad de "más de 10.000 personas, incluyendo empleados, sus familias y residentes de Fort McMurray, fuera de la región".

Todas las actividades de los sitios al norte de Fort McMurray fueron suspendidas "de manera controlada para permitir el reinicio rápido y fiable" de la producción una vez que el fuego haya sido dominado o desviado hacia el este.

Syncrude, filial de Suncor, también había interrumpido la producción el sábado con la evacuación de sus 4.800 empleados. Otros grupos petroleros, como Shell, Huski, ConocoPhilipps y Total, o Nexen, filial del CNOOC, habían igualmente cesado o disminuido su producción.

La baja de la producción canadiense por este desastre está calculada entre 1 y uno 1,5 millones de barriles diarios, según expertos. Antes de los incendios, el petróleo extraído en esa región alcanzaba los 2,5 millones de barriles diarios; un tercio de la producción total de Canadá.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP