Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder opositori venezolano Henrique Capriles, en una rueda de prensa en Caracas el 21 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Henrique Capriles, uno de los líderes de la oposición venezolana, que ganó las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre, aseguró que Venezuela no demanda otra agenda política, sino medidas para enfrentar la grave crisis socioeconómica.

"En este momento de situación tan compleja que vive el país, tu respuesta no puede ser 'aquí tienes otra agenda política'. Otra acción política es una cachetada a la mayoría de los venezolanos que votaron el 6 de diciembre", dijo Capriles en una rueda de prensa.

"El país debería estar volcado a la atención de la situación económica. Venezuela es un paciente en terapia intensiva", señaló.

Capriles, gobernador del estado Miranda y excandidato presidencial de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), alertó de que el país petrolero vive "una situación de emergencia" que lo aproxima "a unas condiciones que deberían preocuparnos a todos".

Enumeró una serie de indicadores económicos como inflación de tres dígitos, contracción del 10% de la economía y una pobreza por ingresos superior a tres cuartos de la población, según estudios de universitarios, que a su juicio configuran un escenario que ha propiciado que "Venezuela esté en una situación explosiva".

Por ello instó al Gobierno del presidente Nicolás Maduro a "convocar a un diálogo necesario en el país" donde participen todos los sectores, pues subraya que "el mensaje de la gente (en las elecciones) fue claro y contundente de cambio" en la conducción de Venezuela.

Capriles advirtió que "la situación del país se sigue agravando y el Gobierno sigue alentando la confrontación política para eludir el tema económico".

Interrogado sobre el llamado del encarcelado opositor Leopoldo López a que la oposición considere como prioritaria la salida constitucional de Nicolás Maduro de la presidencia, el gobernador dijo que "la gente votó para sacar a Venezuela de la crisis, para que empiece a bajar la inflación, la escasez, que los salarios no se sigan deteriorando, para que podamos tener una institucionalidad que permita que el país funcione".

Capriles considera un error tener otros objetivos cuando, advierte, "la prioridad tiene que ser el país que se está hundiendo y que acá no tengamos una explosión social, que sería una situación aún más grave".

AFP