Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El precandidato presidencial republicano Ben Carson habla con la prensa antes de un debate con sus rivales el 28 de octubre de 2015 en la Universidad de Colorado, en Boulder (EEUU)

(afp_tickers)

Ben Carson, precandidato republicano a la Casa Blanca, prometió el domingo seguir adelante con su campaña a pesar de las acusaciones de mentiras en los relatos de su vida personal que la prensa colocó en el centro de su postulación electoral.

En unas declaraciones a la cadena de televisión ABC, Carson rechazó cualquier insinuación de que podría hacer cambios en su campaña como consecuencia de la controversia desatada: "Absolutamente no", dijo al programa de noticias de la cadena 'This week'.

Carson, de 64 años, se colocó en la cima de la carrera por la candidatura presidencial republicana -donde pelea palmo a palmo con el magnate de bienes raíces Donald Trump- con una inspirada historia sobre su superación de una infancia difícil en Detroit para luego abordar una exitosa carrera como neurocirujano. Pero ese relato de su vida, que narra en un libro biográfico e incluso en una película especialmente creada para la televisión, ha sido cuestionado, pues los medios de prensa locales pusieron en duda aspectos claves de su adolescencia problemática y una supuesta admisión por una beca en la prestigiosa escuela militar estadounidense West Point.

El Wall Street Journal cuestionó lo dicho por Carson respecto a haber estudiado en la Universidad de Yale y dijo que no pudo corroborar tampoco que hubiera cobijado a estudiantes blancos durante una revuelta en una protesta por el asesinato del activista negro Martin Luther King mientras estaba en la escuela secundaria.

"Nuestra campaña es lo más importante. Decimos la verdad, nos ocupamos de los verdaderos problemas", aseguró Carson. "Yo no soy un político, así que no me verán actuando como un político", agregó.

Carson, hoy retirado de la medicina, defendió el domingo como cierto la mayor parte de lo dicho sobre su historia. "Muéstrenme a alguien, incluso de su negocio, la prensa, que esté 100% seguro de todo lo que dice que haya pasado 40 o 50 años atrás", lanzó.

El candidato busca seducir al ala más conservadora del electorado republicano con una reputación de integridad moral basada en una fuerte convicción cristiana.

AFP