Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El almirante estadounidense Harry Harris y el embajador estadounidense en China, Max Baucus, antes de una reunión con el jefe del Estado Mayor chino, Fang Fenghui, y el almirante Sun Jianguo en Pekín, el 3 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, dijo a su homólogo chino, Chang Wanquan, este martes que los militares de Estados Unidos seguirán operando en el mar de China Meridional, según un alto funcionario de Defensa de EEUU.

Carter "reafirmó una vez más que Estados Unidos seguirá volando, navegando y operando en cualquier lugar autorizado por el Derecho internacional", indicó el alto funcionario, tras una entrevista entre Carter y Chang en Kuala Lumpur. "Y dejó bien claro que el mar de China Meridional no sería una excepción", agregó.

Horas antes, también este martes, el almirante Harry Harris, jefe de las fuerzas estadounidenses en el Pacífico, ya había explicado, durante una visita a China, que el ejército estadounidense continuará sus desplazamientos en este mar, tras el paso de un buque de guerra de Estados Unidos cerca de unos islotes reclamados por Pekín.

El buque lanzamisiles 'USS Lassen' navegó el 28 de octubre al menos a 12 millas náuticas de las islas artificiales construidas por Pekín en el mar de China Meridional, en el disputado archipiélago de las Spratly.

Pekín denunció "una incursión ilegal, sin el permiso de China", que consideró como una "amenaza" para su soberanía y sus intereses en materia de seguridad.

China considera como aguas territoriales la zona de 12 millas náuticas que rodea estas islas.

El gobierno de Pekín reivindica además derechos sobre la casi totalidad del mar de China Meridional, donde está llevando a cabo grandes obras que están transformando los arrecifes en puertos, pistas y otras infraestructuras.

Pero Estados Unidos rechaza esa reivindicación, estimando que China no puede construir de esa forma una soberanía en esas aguas estratégicas, por las cuales Pekín tiene contenciosos con sus vecinos asiáticos.

El archipiélago de las Spratly, formado por un centenar de arrecifes e islotes inhabitados, lo reivindican también Vietnam, Malasia, Brunei y Filipinas, un aliado de Washington.

Estados Unidos y los países del sureste de Asia temen una intervención del gigante chino que le otorgaría el control de una de las rutas marítimas comerciales más estratégicas del mundo, por la que transita especialmente un tercio del cargamento mundial de petróleo.

AFP