Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Donald Trump Jr., el hijo del presidente estadounidense, Donald Trump, en Washington. La sombra de la injerencia rusa en las presidenciales persigue de nuevo a Trump, tras conocerse que su hijo habló con una abogada vinculada al Kremlin en campaña

(afp_tickers)

La sombra de la injerencia rusa en los comicios presidenciales de Estados Unidos se cernía nuevamente este lunes sobre el presidente Donald Trump, quien se dijo dispuesto a "trabajar constructivamente" con Moscú, luego que su hijo mayor reconoció haberse reunido con una abogada rusa en plena campaña electoral.

El diario The New York Times, que reveló la información, aseguró, citando participantes de la reunión, que Donald Trump Jr. acudió a la cita con la promesa de obtener "información dañina" sobre la candidata demócrata, Hillary Clinton.

En una revelación potencialmente más comprometedora, el periódico informó luego que el hijo del mandatario había sido informado antes de la reunión, vía e-mail, que el material de la abogada rusa era parte de un esfuerzo de Moscú para ayudar a la campaña presidencial de su padre y perjudicar a su rival demócrata.

El hijo mayor del mandatario estuvo presuntamente acompañado por su cuñado y asesor presidencial, Jared Kushner, y el entonces director de la campaña de Trump, Paul Manafort. El encuentro tuvo lugar en junio de 2016 en Nueva York.

Trump Jr. reconoció en un comunicado enviado al periódico neoyorquino haber hablado con la abogada Natalia Veselnitskaya, pero precisó que ésta "afirmó tener información sobre personas conectadas con Rusia, que financiaban el Comité Nacional Demócrata y apoyaban a Clinton".

"Enseguida fue evidente que no tenía información significativa", señaló. Según él, la abogada habló luego de un programa para la adopción de niños rusos por parejas estadounidenses que Putin suspendió.

El hijo de Trump dijo además que las adopciones fueron "el verdadero tema del encuentro y las afirmaciones sobre información potencialmente útil (sobre Clinton) fueron un pretexto para llevar a cabo la reunión".

- Ir hacia adelante -

Varias agencias estadounidenses, incluyendo el FBI, investigan la presunta colusión entre Rusia y miembros del equipo de campaña de Trump, quien rechaza categóricamente esa hipótesis.

Aunque Trump Jr., quien administra los asuntos de la Organización Trump, no es parte del gobierno, sus funciones durante la campaña, así como la presencia en esa reunión de dos pesos pesados del equipo electoral -Kushner y Manafort- forzaron a la Casa Blanca a dar explicaciones.

"La reunión fue muy corta y no hubo una siguiente", dijo Sarah Huckabee Sanders, portavoz de la presidencia, añadiendo que el mandatario solo supo del encuentro "hace pocos días".

Asimismo, dijo que el mandatario se enteró de la reunióna "hace un par de días".

"El presidente no estaba al tanto y no asistió al encuentro", dijo en tanto a la AFP Mark Corallo, portavoz del abogado particular del mandatario.

Pero las explicaciones no fueron suficientes para apaciguar al Congreso, donde una comisión del Senado investigará la reunión.

"Es la primera vez que el público ha visto pruebas claras de, al menos, un intento del equipo de campaña de Trump de obtener información, en este caso proveniente de un potencial agente extranjero, que podría haber interferido con los esfuerzos de campaña de Hillary Clinton", dijo a CNN el vicepresidente demócrata de la Comisión de Inteligencia del Senado, Mark Warner.

La senadora republicana Susan Collins apuntó que esa comisión "necesita entrevistar" a Trump Jr. y a los otros participantes de la reunión.

El hijo mayor del presidente rápidamente aceptó, al menos en principio, la invitación: "Contento de trabajar con la Comisión para transmitir lo que sé", escribió en Twitter.

La noticia llegó horas después de que Trump publicara el domingo una serie de tuits tras su primer cara a cara con Putin durante el G20. Los dos mandatarios evocaron el tema de la supuesta injerencia rusa en la campaña estadounidense, algo que envenena las relaciones entre los dos países.

Trump, que nunca ha aceptado la tesis de las agencias de su país, dijo haber interrogado "enérgicamente dos veces al presidente Putin sobre una interferencia rusa en nuestra elección", escribió. "Él lo negó vehementemente".

Reiteró que ha llegado el momento de que la relación bilateral avance, a pesar de que Estados Unidos y Rusia mantienen discrepancias sobre temas globales.

"Es hora de trabajar constructivamente con Rusia", subrayó, poniendo como ejemplo el cese al fuego en Siria. También dijo que con Putin hablaron sobre crear una unidad de ciberseguridad, aunque sobre esto se desdijo tras recibir críticas de figuras de su partido como los senadores Lindsey Graham y John McCain.

Los republicanos también reclamaron sanciones por la injerencia rusa en las presidenciales, a pesar de que Putin declaró el sábado que Trump se dio por "satisfecho" cuando negó todas las acusaciones durante su reunión al margen del G20.

Rusia ya ha avisado que cualquier penalización afectará las relaciones bilaterales. Pero el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, aseguró el domingo que ya hay "sobre la mesa" una batería de sanciones que espera "ejecutar".

Sobre el encuentro con la abogada rusa, el Kremlin también negó toda vinculación: "No sabemos quién es esa persona. Y, por supuesto, no podemos estar al tanto de los encuentros de todos los abogados de Rusia dentro y fuera del país", dijo su portavoz, Dimitri Peskov.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP