AFP internacional

El emir catarí Tamim bin Al Thani sonríe a su llegada a una cumbre en Manama, el 24 de diciembre de 2012

(afp_tickers)

Catar se enfrenta a una campaña mediática hostil, en particular en Estados Unidos, afirmó este jueves el ministro catarí de Exteriores tras el pirateo de un medio oficial y la atribución de unas declaraciones polémicas al jefe de Estado, el emir Tamim bin Al Thani.

"Hay una campaña mediática hostil al Estado de Catar a la que vamos a hacer frente", declaró el ministro, el jeque Mohamed Al Thani, agregando que esta campaña se llevaba a cabo "en particular en EEUU".

"Es sorprendente que en las últimas cinco semanas haya habido 13 artículos de opinión sobre Catar" en los medios de EEUU, y que el día en el que la agencia de noticias de Catar QNA fue pirateada "se convocó una conferencia en Catar en nuestra ausencia, pero en presencia de los autores de estos artículos", añadió.

"El pirateo tuvo lugar la misma noche" que la conferencia, dijo. "¿Es una coincidencia?", preguntó el jefe de la diplomacia catarí, negándose a hacer conjeturas sobre los resultados de la investigación.

Catar anunció el miércoles que había abierto una investigación sin precedentes sobre el pirateo contra su agencia oficial QNA, a través de la cual se difundieron las declaraciones atribuidas al emir Tamim bin Al Thani, en las que se trataban cuestiones regionales altamente sensibles.

Entre los temas supuestamente mencionados por el emir figuran el movimiento islamista palestino Hamás, presentado como "el representante legítimo del pueblo palestino", y el Irán chiita considerado como un aliado estratégico en la región.

También, se aludía a la clasificación del movimiento chiita libanés Hezbolá y de los Hermanos Musulmanes en Egipto como grupos "terroristas", y a las relaciones con la administración Trump.

Estas supuestas y controvertidas declaraciones del emir Al Thani fueron publicadas por los grandes medios árabes, en especial en los Emiratos Árabes Unidos y en Arabia Saudí, aunque fueron calificadas de "falsas" por Doha.

Desde el miércoles, en varios países del Golfo se bloquearon páginas web y retransmisiones televisivas cataríes.

Catar siempre "ha mantenido relaciones amistosas y fraternales" con sus vecinos, dijo este jueves el jefe de la diplomacia, añadiendo que no hay "ninguna prueba de que Catar tenga relaciones con los Hermanos Musulmanes".

Catar apoya a los grupos rebeldes en Siria y a veces es acusado de no hacer lo suficiente por luchar contra la financiación de las redes extremistas radicales. Doha rechaza estas acusaciones.

AFP

 AFP internacional