Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes observan la isla de Cerdeña a lo lejos, desde el barco de rescate 'Aquarius', el 26 de mayo de 2016, dos días después de haber sido rescatados de las costas libias, ahora en dirección al puerto de Cagliari, en Cerdeña

(afp_tickers)

Cuando los puertos de Sicilia o del sur de Italia están saturados, los migrantes rescatados en el Mediterráneo son enviados a Cerdeña, una isla generosa pero desfavorecida que muchos ven como una prisión.

"Disculpe, ¿Me puede decir cómo puedo hacer para irme de aquí?", pregunta Turbine, una joven camerunesa que fue rescatada el martes frente a las costas de Libia, mientras que el buque 'Aquarius' se acerca lentamente al puerto de Cagliari, en el sur de la isla.

Hace unos meses, Italia creó cuatro 'hotspots' -centros de acogida e identificación- por los que todos las personas que llegan deben pasar para que las autoridades puedan diferenciar a los refugiados de los migrantes económicos. Pero las capacidades de estos centros -ubicados en la isla de Lampedusa, en Sicilia y Puglia- no son infinitas. Basta con que haya una ola de llegada importante para que el sistema colapse hasta Cagliari.

Tras un periplo dantesco por el Sáhara, abusos cometidos en Libia y cerca de tres días en alta mar, las mujeres cantan y bailan a bordo del navío de SOS Mediterráneo y Médicos Sin Fronteras (MSF). Pero todos se hacen preguntas sobre Cerdeña, una isla de la que nunca habían oído hablar y el lugar que las autoridades italianas señalaron como destino al capitán del 'Aquarius' la noche de su rescate.

"La idea de quedarse en una isla les da miedo, tienen la impresión de que estarán encerrados por el mar", explica a la AFP la prefecta de Cagliari, Giuliana Perrotta. Además, los documentos que las autoridades dan a los solicitantes de asilo no les permiten subir a bordo de los ferris.

Tras un rápido examen médico y un proceso de identificación, los migrantes del 'Aquarius' deben ser repartidos entre algunos de los 87 centros de acogida donde viven temporalmente más de 2.700 solicitantes de asilo en toda la isla.

- Los habitantes se movilizan -

Los migrantes que aspiran seguir su ruta hacia el norte de Europa podrían unirse pronto a aquellos que llegaron antes y que acampan en las costas de Cagliari, en busca de un medio para llegar al continente. En los últimos años, se han registrado incluso manifestaciones de eritreos que exigen que los dejen irse de la isla.

"No tengo familia, perdí a mi madre, quiero ir a Alemania, donde están mis hermanos", explica Mohamed, un Somalí de 17 años rescatado por este navío humanitario, que no piensa quedarse en Cerdeña.

La llegada a la isla es también un desafío adicional para aquellos que fueron separados durante la travesía. La hermana de Liliane, una camerunesa de 28 años, fue evacuada en helicóptero del buque junto a la hija de la primera, que estaba en estado crítico. La madre y el niño se recuperan en un hospital de Catania, en Sicilia, lejos de Cerdeña.

En otro caso, un hombre explica que su mujer salió de Libia al mismo tiempo que él, pero en otra embarcación. Hasta hoy, los guardacostas italianos han coordinado el rescate de 23 embarcaciones, pero no sabe en cuál estaba su esposa. Este hombre podría haber recibido la ayuda de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que asisten a los migrantes a su llegada a Italia, pero estos organismos no cuentan con representantes en Cerdeña.

Aún así, la isla les abre sus brazos. "Hay una colaboración importante durante la acogida pese a las condiciones económicas difíciles de la población", donde la tasa de desempleo ronda el 17%, asegura Perrotta. El año pasado, los habitantes de Carbonia, en Cerdeña, se movilizaron tanto que la comuna tuvo que pedir que cesaran las donaciones, por falta de capacidades de almacenamiento.

En cambio, el norte de Italia, más prospero, asegura que no tiene más lugar para los migrantes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP